Podcasts

Cómo criticar: la crónica de Constantino Manasés

Cómo criticar: la crónica de Constantino Manasés


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

A menudo se dice que la sociedad actual está marcada por el vitriolo y el desprecio por los rivales políticos. Sin embargo, pocos pueden igualar al cronista del siglo XII Constantine Manasses cuando se trata de formas ingeniosas de criticar a un gobernante.

La crónica de Constantino Manasés, recientemente traducida al inglés por Linda Yuretich, es una historia bizantina que va desde el comienzo del mundo hasta el año 1081. Manasses era un erudito que vivía en la Constantinopla del siglo XII, y recibió el encargo de escribir esta obra, conocida como Sinopsis Chronike, como una especie de “entretenido boceto” de la historia. Ciertamente fue muy inventivo en sus escritos, a veces elogiaba a los gobernantes, pero otras veces los reprendía ferozmente por sus fracasos. los Crónica fue bastante popular en la Edad Media, con al menos 100 manuscritos en su griego original.

Aquí hay cinco gobernantes bizantinos de los que Manasés criticó, lo que hizo en su propio estilo lleno de invectivas:

Phokas (reinó 602-610)

Cuando Phokas tomó el poder y el cetro, inmediatamente, desde la primera línea de salida, como dicen, reveló la bestia de corazón amargado que se escondía dentro de él. Estaba empeñado en el asesinato, amante de los placeres, rabioso, bebedor de vino puro, pendenciero cuando estaba borracho, de mal genio y propenso a beber. Bebió sangre como un león de mal genio y se deleitó con la carne de innumerables hombres. Phokas incluso consideró la bebida agradable, más dulce que el néctar.

Constantino V (741-775)

Y así gobernó el abominable lobo bebedor de sangre, oh sol que todo lo ve, emperadores y ley. Era un hechicero y mago, que se deleitaba con la matanza de animales y los inmundos ritos místicos de la lectura del hígado. Era un cerdo absoluto, que vivía en el fango y comía barro. ¿Qué acciones opresivas no idearía este esclavo intemperante de su estómago? ... Después de gobernar treinta y cuatro años, fue enviado justamente a los castigos del infierno.

Nikephoros I (802-811)

En algún momento se elevó en lo alto de Nicéforo, que era un hombre asesino, inmoral, con malas costumbres, un esclavo del oro amante del oro, tacaño, mezquino, como Midas que una vez gobernó a los frigios. Nikephoros vendió el liderazgo de las ciudades, distribuyendo los honores por riqueza y no por mérito. Tenía oro en los labios, un buey en la lengua, oro en la mesa y soñaba con oro. A los demás les parecería triste y abatido, pero si alguien llevara un peso de oro en su bolsa, entonces, de hecho, mostraría una mirada amable y la mirada oscura y hosca ya no estaría en su rostro. A partir de ese momento, instigó todos los inventos y prácticas, y desenterró todos los trucos inventados malvadamente, para que dondequiera que se encontrara oro, se lo vaciara y se lo transfiriera. ¡Oh, la pasión por las riquezas!

Miguel III (842–867)

Se abandonó a una vida líquida, como otro Nerón, borracho, cobarde, desenfrenado y bebedor de vino puro. Derrochó un sinfín de riquezas en sus compañeros de juego, bufones, sórdidos aurigas y actores. Desde la primera hora de la mañana, bebieron vino puro, vivieron una vida lujosa y sibarita, tuvieron hambre de banquetes de ricos manjares y pasaron el día con mujeres desenfrenadas; bebían y se divertían, y eran libertinos como Sardanápalo, que una vez gobernó Nínive. Michael pasaba su tiempo con personas corruptas de este tipo: borrachos, depravados, malhechores y ejecutores de ritos malignos. Se convirtió en el compañero de Ménades portadoras de tiros y se deleitó con orgías dionisíacas, que llevaron a la bebida, el baile, la embriaguez, las cráteres, el grito de canciones indecentes y lascivas, el giro de los bufones y todo lo sórdido.

Michael V Kalaphates (1041-2)

Era un loco delirante, un cerdo, con la mente de una oveja y era innatamente grosero…. Cuando el joven imprudente, altivo e insolente emprendió tales cosas, burbujeando y burbujeando como vino recién exprimido, no fue lo suficientemente fuerte para soportar la bondad de la Suerte. Así fue arrojado a un abismo profundo, porque la prosperidad es como una carga pesada, como dicen. Si la carga cae sobre quien no es fuerte, lo arroja de cabeza al suelo y lo aplasta.

La crónica de Constantino Manasés, traducido por Linda Yuretich, fue publicado en 2018 por Liverpool University Press bajo su serie Translated Texts for Byzantinists. Haga clic aquí para ver el sitio web del editor o compra este libro en Amazon.com.

Imagen de portada: una imagen de emperadores de la Crónica de Constantino Manasés: este manuscrito fue realizado en el siglo XIV y ahora se conserva en las Bibliotecas del Vaticano.


Ver el vídeo: El impío rey Manasés - Cap. 13-2 (Mayo 2022).


Comentarios:

  1. Howie

    una teles no escuchó

  2. Jerrin

    Él está de acuerdo, su pensamiento es brillante.

  3. Vigrel

    ¡Este asunto fuera de tus manos!



Escribe un mensaje