Noticias

Bomba de Tallboy

Bomba de Tallboy


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Barnes Wallis desarrolló la bomba Tallboy en 1944. Pesaba 12.000 libras y tuvo que ser arrojada desde al menos 20.000 pies. También conocida como la bomba del terremoto, se usó con éxito contra los sitios de lanzamiento de la bomba voladora V1 y en el hundimiento del acorazado gigante de Alemania. Tirpitz, el 12 de noviembre de 1944.

Era un arma extraordinaria, una aparente contradicción en los términos, ya que tenía al mismo tiempo la fuerza explosiva de una bomba explosiva de gran capacidad y el poder de penetración de una bomba perforadora de blindaje. En el suelo fue capaz de desplazar un millón de pies cúbicos de tierra e hizo un cráter que se habrían necesitado 5.000 toneladas de tierra para llenar. Era balísticamente perfecto y, en consecuencia, tenía una velocidad terminal muy alta, estimada diversamente en 3600 y 3700 pies por segundo, que era, por supuesto, mucho más rápido que el sonido, de modo que, como con el cohete V-2, el ruido de su caída se oiría después de la de la explosión.

Ya teníamos las 12.000 libras de Wallis. bomba de capacidad media, que era capaz de atravesar el techo de un túnel ferroviario o un techo de hormigón muy grueso, y cuando se probó el éxito de esta bomba, Wallis diseñó un arma aún más poderosa, la 22.000 Ib. bomb, el misil más destructivo en la historia de la guerra hasta la invención de la bomba atómica. Estos 22.000 Ib. La bomba no nos alcanzó antes de la primavera de 1945, cuando la usamos con gran efecto contra viaductos o vías férreas que conducen al Ruhr y también contra varios refugios de submarinos.


& # 8216Tallboy & # 8217 bombas golpean el túnel de Saumur

Aérea vertical de reconocimiento fotográfico, tomada desde 10,000 pies, que muestra la entrada sur del túnel ferroviario de Saumur luego del ataque de 22 Avro Lancasters del Escuadrón No. 617 de la RAF en la noche del 8/9 de junio de 1944. Esta incursión fue la primera ocasión en la que se utilizó operativamente la bomba de penetración profunda & # 8216Tallboy & # 8217 de 12.000 libras. El objetivo fue marcado por el Comandante de Escuadrón, Wing Commander GL Cheshire, quien lanzó sus focos desde una altitud de 500 pies, y la precisión del bombardeo posterior, entre 8.000 y 11.000 pies, está atestiguada por los 18 cráteres que se pueden contar. a menos de 220 yardas de la boca del túnel. Uno & # 8216Tallboy & # 8217 ha perforado el techo del túnel, y hay dos impactos directos más en las vías del tren a 100 metros de la entrada. El túnel estuvo bloqueado durante un período considerable y, en consecuencia, el movimiento de una unidad de tanques alemana al frente de batalla de Normandía se retrasó mucho. Una bomba MC de 12.000 libras (palabra clave ejecutiva de Bomber Command & # 8216Tallboy & # 8217) vista inmediatamente después de su lanzamiento desde Avro Lancaster B Mark I, JB139, del Escuadrón N ° 617 de la RAF sobre la tienda de bombas voladoras en Watten, Francia, el 19 de junio 1944. Las tropas británicas heridas, evacuadas de las playas de Normandía, son ayudadas a bajar por la rampa de un barco de desembarco, el 7 de junio de 1944.

Mientras tanto, en Gran Bretaña, habían comenzado a llegar las primeras grandes cantidades de víctimas. El gobierno había limpiado muchos de los hospitales civiles para acomodarlos y el ejército de los EE. UU. Había construido varios hospitales temporales con cabañas & # 8216Quonset & # 8217. Dos enfermeras estadounidenses tenían su base en un antiguo hospital victoriano en Southampton, que se convirtió en uno de los principales hospitales receptores:

Helen Ramsey

Sabíamos que los barcos se estaban reuniendo para la invasión. Me parece que tomó al menos una semana para que todos los barcos se reunieran en las afueras de nuestro hospital en Southampton Water (el puerto). Podríamos salir y sentarnos en el paseo marítimo y mirar. Un día parecía que toda la zona estaba llena de barcos y a la mañana siguiente no había ni uno solo. Sabíamos que comenzaba la invasión. Estábamos en alerta. No podíamos salir y estábamos de guardia las 24 horas del día. No sabíamos lo que estábamos esperando.

Y luego llegaron las bajas. Pasaron unos 3 o 4 días después de la invasión antes de que comenzáramos a recibir víctimas. Yo era supervisor de quirófano. Teníamos dos quirófanos, uno arriba y otro abajo. Al principio, comenzamos con uno y luego necesitábamos dos porque simplemente no podíamos manejar todas las víctimas en un teatro. Cuando digo teatro, me refiero a varias salas, cada sala con su propio cirujano y enfermera, y médico [personal médico alistado de la Marina]. Era una gran unidad. Yo estaba a cargo del de abajo. Las primeras víctimas llegaron a mi quirófano. Recuerdo lo ocupados que estábamos y cómo seguían yendo y viniendo y no teníamos dónde ponerlos. Los sacamos por los pasillos y por todas partes.

Solo estuvimos allí como hospital receptor. Recibimos a las víctimas, las cuidamos, retiramos las balas y la metralla, hicimos el desbridamiento, las limpiamos, vertimos penicilina y sulfa en las heridas, las envolvimos y las enviamos tierra adentro al Ejército oa hospitales británicos tierra adentro, o por aire a los Estados Unidos, especialmente si eran pacientes con quemaduras graves. Así que no los mantuvimos por mucho tiempo. Las enfermeras de la sala de operaciones colaborarían y ayudarían a los médicos a realizar los desbridamientos y retirar las balas. Hasta hace poco, tenía la primera bala que me había quitado y logré conservarla durante muchos años, pero la he perdido.

De todos modos, estábamos ocupados y nunca pensamos en comer, dormir o cualquier otra cosa. Tanto los médicos como las enfermeras y los enfermeros cuidaban de los pacientes. No dormimos durante las primeras 24 horas, y luego finalmente hubo que racionar el sueño porque nadie dejaba su trabajo. El capitán emitió una orden para que algunos se fueran a dormir. Y luego, cuando regresaban, otros se iban. Nos trajeron la comida en el quirófano. Vivimos de bocadillos y café durante mucho tiempo. Cuando teníamos un minuto, comíamos un bocado. Y esa es la forma en que manejamos las primeras 24 horas. A medida que disminuyó la cantidad de víctimas, las cosas volvieron a un ritmo decente.

También pude usar penicilina por primera vez. Teníamos estas pequeñas latas de hojalata que parecían saleros. Contenían una mezcla de penicilina y, estoy seguro, sulfatiazol, y los usamos como saleros y lo rociamos en las heridas. Y he leído desde entonces que fue esa mezcla de sulfa y penicilina usada en esos primeros días la que salvó muchas extremidades y mantuvo las infecciones casi a cero. Ambos eran medicamentos milagrosos. Por supuesto, también administramos penicilina por vía intravenosa.

Recibimos bajas de manera bastante constante, pero no al ritmo que lo hicimos al principio. Tan pronto como las tropas aterrizaron en las playas y se fueron tierra adentro, el Ejército entró directamente y estableció sus hospitales de campaña para que pudieran hacer gran parte del trabajo inmediato que teníamos que hacer al principio. Y eso nos quitó una carga.

Sara Kelley

Todos los tipos de barcos trajeron las bajas de Normandía. Los barcos aterrizaron en Southampton porque nuestro muelle solo podía transportar pequeñas embarcaciones. Los trajeron en ambulancia desde Southampton, que estaba a 5 millas de distancia.

Había una vía de tren justo detrás del hospital. Mantuvimos a los pacientes durante 24 a 48 horas y, tan pronto como pudieron ser trasladados, los subieron a este tren del hospital y los enviaron a la parte norte de Inglaterra y nos preparamos para más.

Tratamos principalmente al personal del Ejército, pero también había algunos hombres de la Marina. Recuerdo que muchas de las víctimas estaban sufriendo & # 8220shell shock. & # 8221. Algunas de ellas no sabían quiénes éramos. Pensaban que éramos alemanes y no nos dijeron nada excepto sus nombres y números de serie. Fueron clasificados como enfermos mentales. Algunos de ellos eran solo muchachos granjeros y el impacto de la guerra fue demasiado para ellos.

Lea los relatos completos en Historias orales del Departamento de la Marina

Tropas británicas heridas, evacuadas de las playas de Normandía, ahora de regreso en Gran Bretaña, el 7 de junio de 1944. El sargento G A Maynard de Yorkshire enciende un cigarrillo para el cabo Sidney Polls a su llegada a Gosport, Hampshire, a su regreso de las playas de Normandía.


Tallboy: el arma preferida de los cazadores de presas

El Tallboy fue el último invento de Barnes Wallis, un ingeniero creativo, y en palabras de su amigo y biógrafo J. E. Morpurgo, "vio la ingeniería creativa como un arte y él mismo como una especie de poeta". En el crisol de la guerra, su prodigioso talento y energía habían producido algunos inventos notables y valiosos.

La idea del Tallboy se remontaba a 1940, pero Wallis solo se había puesto a trabajar en su desarrollo en el verano de 1943, cuando se descubrió que los alemanes estaban cerca de desplegar bombas voladoras y misiles balísticos de largo alcance: los V1 y V2. . La única defensa disponible era bombardear los sitios donde se estaban desarrollando o almacenando. Una incursión masiva de casi seiscientos aviones arrojó 1.937 toneladas de bombas en el centro de investigación de misiles V2 en Peenemünde, en la costa báltica, el 17 de agosto de 1943. Este fue un gran ataque, pero cuarenta aviones se perdieron y el programa fue retrasado por solo dos meses. Los instrumentos contundentes que eran todo lo que Bomber Command tenía disponible no podían hacer el trabajo. Se requería algo más preciso y mortal.

Wallis había previsto la necesidad de utilizar una bomba contra “objetivos”. . . de la naturaleza más masiva. . . prácticamente invulnerable a los ataques por los métodos aéreos existentes ". Era axiomático que cuanto más grande era la bomba, mayor era su potencial destructivo, pero en los primeros años de la guerra, los aviones carecían del poder de elevación para transportar armas monstruosas. Con la llegada del Lancaster, la capacidad aumentó. Tallboy no era solo una bomba muy grande, fue diseñada para enterrarse en el suelo y explotar, produciendo un efecto de terremoto. Las ondas de choque ondulan con más fuerza a través de la tierra — y el agua — que a través del aire. Por lo tanto, un Tallboy no tenía que anotar un impacto directo para destruir a su objetivo.

Para lograr la penetración necesaria para obtener los mejores resultados, la bomba tuvo que lanzarse desde grandes alturas. Tenía que ser resistente y aerodinámicamente eficiente para soportar el impacto. La bomba de Wallis estaba hecha de acero al molibdeno, lo suficientemente fuerte y liviana como para transportar una alta proporción de explosivo: 5,000 libras de Torpex en un peso total de 12,000 libras Tenía veintiún pies de largo, estrechándose hasta un punto que era tan afilado como un lápiz y encajaba cómodamente en la bahía de bombas de treinta y tres pies del Lancaster. Según su inventor, “anteriormente, las bombas acababan de [estar] hechas [de] delgadas carcasas de acero que caían del cielo. Pero le di a esta bomba [una] forma aerodinámica perfecta y coloqué las aletas para que le dieran un giro cada vez más rápido. Cuando la bomba alcanzó una alta velocidad, pasó a través de la velocidad del sonido y penetró el suelo a una profundidad de unos treinta metros ”.

La pérdida de precisión que aumentó con el aumento de la altitud se compensó con el uso de la mira automática estabilizada de la bomba (SABS). Con miras convencionales, el apuntador de la bomba tenía que guiar al piloto hasta el momento del lanzamiento. El retraso entre la instrucción y el ajuste dejó un margen de error inevitable. El SABS fue el dispositivo de puntería más sofisticado hasta la fecha. Poco antes de llegar al objetivo, el navegador pasó datos sobre la velocidad del aire, la altitud y la dirección del viento al apuntador de la bomba, que se encontraba en el morro de la aeronave, para que los enviara a la computadora del instrumento. Luego miró a través de la lente del visor, hablando por los auriculares del capitán, llamando "izquierda, derecha, firme" según fuera necesario hasta que el objetivo yacía en la punta de un símbolo de espada iluminado reflejado en una hoja de vidrio. A medida que el objetivo se acercaba, lo mantuvo en su lugar, deslizándose por la hoja de la espada, con dos ruedas de control. Estos activaron un instrumento montado frente al piloto: el indicador de dirección de bombardeo. Luego, una aguja en la cara le indicó los pequeños ajustes necesarios para mantener la aeronave en el camino correcto. Luego, en el momento óptimo, la bomba se lanzó automáticamente. Un apuntador experimentado podría lanzar una bomba desde 20.000 pies con un margen de error promedio de sólo ochenta yardas. Para hacerlo, por supuesto, necesitaba tener una visión clara del objetivo. Sobre nubes —o cortinas de humo— el SABS era inútil.


El acorazado alemán blindado de 52.000 toneladas con cañones de 15 pulgadas capaz de alcanzar un alcance de 22,4 millas y una capacidad de 34 nudos había estado bajo ataque desde el 10 de julio de 1940. Casi 400 bombarderos, torpederos, cazas y aviones de reconocimiento habían estado involucrados, independientemente de dos audaces incursiones de Aurigas y submarinistas enanos de la Royal Navy.

Apodado "la bestia" por Winston Churchill, Tirpitz planteaba una gran amenaza para los barcos aliados en los convoyes del Atlántico y el Ártico hacia el norte de la Unión Soviética. Declaró su destrucción "de suma importancia".

En 1940-1, los bombarderos bimotores de Hampden, Whitley y Wellington la atacaron repetidamente en el astillero de Wilhelsshafen y cuando se mudó a Kiel para realizar pruebas en el mar en el Báltico sin infligir daños graves. En pleno funcionamiento, el buque de guerra zarpó hacia Noruega en enero de 1942.

Situado cerca de Trondheim, una incursión de Stirlings y Halifaxes de cuatro motores el 30 de enero resultó "un fiasco debido al terrible tiempo". En marzo, Tirpitz se aventuró hacia el norte para amenazar al convoy PQ 12 con destino a los soviéticos, no pudo localizarlo y, regresando al sur, evitó por poco ser hundido por los torpederos bombarderos FAA Albacore frente a Narvik. De vuelta en Trondheim, tres veces más Halifaxes y Lancaster lo intentaron con bombas de 4.000 libras y minas modificadas. Una vez más, la "espesa nube sobre el objetivo y la niebla en los valles" frustraron la precisión.

En julio de 1942, el buque de guerra volvió a navegar hacia el norte y causó estragos. Advirtió que Tirpitz estaba en el mar, las escoltas navales con el convoy PQ17 con destino al Arcángel se retiraron para interceptarla, dejando los submarinos y aviones enemigos para darse un festín con los buques mercantes desprotegidos: solo 11 de 35 sobrevivieron.

Con sus defensas antiaéreas reforzadas en Narvik, propuestas para una incursión diurna desde Hofn en Islandia o Sumburgh en las Shetlands, para que las Fortalezas Voladoras o Lancasters ataquen en el camino hacia, o en el camino de regreso desde, una base soviética. , fueron considerados pero archivados.

Churchill se preocupó en febrero de 1943: "Es algo terrible que este premio esté esperando y nadie pueda pensar en una forma de ganarlo". Durante ese año, Tirptiz anclado en Kaa Fjord en el norte de Noruega, idealmente preparado para atacar los convoyes árticos o irrumpir en el Atlántico. Un plan renovado para las Fortalezas Voladoras para bombardear el acorazado desde y hacia una base soviética y el uso por parte de los mosquitos de una versión más pequeña de la "bomba de rebote" de Barnes Wallis, que destruyó las presas de Alemania occidental en mayo, no se materializó. Los submarinos enanos indudablemente dañaron, pero no desactivaron, Tirpitz en septiembre.

El reconocimiento fotográfico de Spitfires, la decodificación de los mensajes de radio alemanes y los informes de los observadores en el terreno crearon una imagen del progreso de la reparación. En marzo de 1944, la Inteligencia Naval creyó que el buque de guerra era capaz de alcanzar al menos 18 nudos con "una salida operativa" posible.

La FAA ahora planeó un arrack importante y se llevaron a cabo prácticas exhaustivas en el área objetivo simulada en Escocia. El 3 de abril de 1944, seis portaaviones lanzaron 41 bombarderos Barracuda, acompañados por cazas Corsair, Hellcat y Wildcat para hacer frente a posiciones antiaéreas en tierra y aviones hostiles.

Tirpitz fue sorprendida maniobrando fuera de su "jaula protectora" para los juicios. El Almirantazgo reclamó 8 impactos ciertos (incluidas tres bombas de 1,600 libras), 5 'probables' y un casi impacto dañino. Sin duda, hubo varios impactos, pero ninguna bomba penetró en la cubierta blindada. Tres ataques más fueron obstaculizados por el mal tiempo y, en julio, se observó que el barco enemigo avanzaba entre 15 y 20 nudos.

El 17 de julio otro ataque fue lanzado desde portaaviones por 44 Barracudas protegidos por Hellcats y Corsairs mientras Seafires patrullaba la flota y Swordfish vigilaba contra la interferencia submarina. Esta vez, una gruesa cortina de humo impidió un bombardeo preciso y un "ataque considerado infructuoso". Por lo tanto, se planeó y practicó otra operación. Esta vez, Barracudas estaría acompañada por corsarios, luciérnagas, gatos monteses y gatos del infierno, los Vengadores arrojan minas cerca del barco y al otro lado de la entrada al fiordo. La flota estaría protegida por 32 Seafires. Dos veces el 22 de agosto de 1944, el ataque principal fue abortado o cancelado debido a la poca visibilidad. En cada ocasión, un pequeño número de Hellcats y Luciérnagas golpearon posiciones antiaéreas y arrojaron bombas de 500 libras de manera ineficaz sobre Tirpitz.

El 24 de agosto tuvo lugar otro gran ataque. 33 Barracudas, cada uno con una bomba de 1,600 libras, 24 Corsairs y 10 Hellcats con bombas más pequeñas, más 10 Luciérnagas despegaron hacia Kaa Fjord. Ocho Seafires atacaron simultáneamente el aeródromo de Banak, mientras otros patrullaban sobre la flota. Un observador de Barracuda escribió: "La salida de la inmersión en el humo con las montañas arriba ... grabada en mi memoria". Pero el humo espeso dificultó la precisión, se perdieron dos Hellcats y cuatro Corsairs, y muchos de los aviones supervivientes sufrieron graves daños. Los alemanes admitieron que este fue "sin duda el (ataque) más pesado y decidido hasta ahora": una bomba de 1.600 libras atravesó la cubierta principal sin explotar.

El ataque final e inconcluso de la FAA ocurrió el 29 de agosto: veintiséis Barracudas (cada uno con una bomba AP de 1,600 lb), dos Corsairs (bomba AP de 1,000 lb cada uno) y tres Hellcats (una bomba de 500 lb) con 15 Corsairs y 10 Luciérnagas como escolta. . El análisis posoperatorio señaló pronósticos meteorológicos "bastante poco fiables", diferentes condiciones en la flota y en tierra, la lentitud de los bombarderos Barracuda y la conveniencia de utilizar mosquitos, Hellcats y Corsairs en el futuro.

Sin embargo, no hubo bis naval. El Comando de Bombarderos de la RAF ahora probó suerte. Los bombarderos Lancaster podrían llevar la bomba Tallboy de penetración profunda de 12,000 libras, efectiva con un impacto directo o aterrizando al lado de un buque de guerra capaz de excavar debajo de ella antes de explotar. También estaba la mina experimental JW, cuya carga explosiva detonaría al entrar en contacto con el casco de un barco. Si se dejaba caer a cierta distancia, "saltaba" o "caminaba" a través del lecho marino hasta que se detectaba el objetivo. Dos escuadrones, nos. 9 y 617 (Dambuster), tenía experiencia en bombardeos de precisión.

Se revivió la idea de utilizar una base soviética. En la noche del 11 de septiembre, el 18 9 Escuadrón (uno obligado a abortar la operación) y 20 aviones del Escuadrón 617 partieron hacia el aeródromo de Yagodnik cerca de Archangel en el norte de la URSS. Un Mosquito de reconocimiento lo seguiría al día siguiente. Volando durante la noche a través de Noruega, la Suecia neutral y la Finlandia ocupada, los Lancaster se encontraron con "casos aislados de antiaéreos ineficaces". Después de toparse con "nubes bajas y lluvias considerables ... a unas 150 millas de Arcángel", la lectura de mapas se volvió "imposible", y debajo estaba "el país más desolado que se pueda imaginar: lagos, bosques y pantanos". La mayoría no pudo captar las señales soviéticas porque tenían la frecuencia o el distintivo de llamada incorrectos. A las 0800 GMT (1100 LT) del 12 de septiembre, solo 13 Lancaster operativos estaban en Yagodnik. Otros habían dejado en lugares dispersos, siete de los cuales serían cancelados. Treinta y un bombarderos llegaron finalmente a Yagodnik, aunque en la mañana del 14 de septiembre cinco seguían inservibles. Así que veinte Tallboy Lancaster y seis cada uno con 12 minas JW estaban listos para atacar Tirpitz en Kaa Fjord desde el este. El Mosquito informó de un clima desfavorable en el área objetivo, lo que permitió que el Lancaster pilotado por el teniente estadounidense H C Knilans USAAF fuera reparado y se uniera a la fuerza cuando finalmente partió a la mañana siguiente, el 15 de septiembre. Mientras se preparaba para abordar, Fg Off J A Sanders estaba "algo alarmado" cuando un sargento armero le aconsejó que no trajera sus minas JW, "están listas para autodestruirse después de quince horas".

En 1255 DBST, la sierra líder de Lancaster Tirpitz acurrucado debajo de un acantilado precisamente como se muestra en el modelo de información. La vista inicial se oscureció rápidamente por una gruesa pantalla de humo y las tripulaciones posteriores "vieron sólo alrededor de un tercio del barco o sólo la superestructura". Varios hicieron múltiples recorridos desde diferentes direcciones para buscar precisión: "No habíamos puesto (en) todo este esfuerzo ... solo para matar algunos peces noruegos", comentó un navegante. No se perdió ningún avión, pero los Lancaster destrozados se quedaron atrás, y sus tripulaciones se distribuyeron entre los aviones que regresaban. Uno, con 11 hombres a bordo, se estrelló con pérdida total en Noruega.

De vuelta en Inglaterra, quedó claro que un Tallboy había dañado gravemente los arcos y los alemanes decidieron mudarse Tirpitz al sur de Tromso como una batería flotante para disuadir la invasión. La RAF no estaba al tanto de su lamentable estado y la Inteligencia Naval aún la consideraba una amenaza de convoy. Fundamentalmente, en Tromso, Tirpitz estaba en rango de retorno directo desde bases en Escocia.

Desde allí, poco después de la medianoche del 29 de octubre, despegaron 19 Lancaster del Escuadrón 617 y 20 del Escuadrón 9, todos con un Tallboy. Un avión del 9 Escuadrón regresó temprano y dos más no lograron alcanzar el objetivo, por lo que 36 Lancaster se reunieron en el lago de encuentro después de cruzar la costa noruega para atacar. Tirpitz. Aunque la visibilidad fue buena en la aproximación, "una nube baja considerable (apareció) en el área objetivo con cimas a unos 6.000 pies oscureciendo totalmente el objetivo" y no se logró ningún impacto. Como escribió un ingeniero de vuelo, no haber hundido el buque de guerra "después de 13 horas de aburrido vuelo no fue motivo de alegría". A su regreso a la base, se informó a las tripulaciones que serían devueltas "una y otra vez" hasta que Tirpitz estaba hundido.

Así que a la medianoche del 12 de noviembre, los Lancaster se prepararon nuevamente para dejar el Moray Firth. Las condiciones heladas impidieron que ocho despegaran, por lo que 29 iban a repetir el ataque de octubre. Al acercarse a la costa noruega individualmente en la oscuridad, la "navegación maravillosa" permitió que "un enjambre de jejenes de cuatro motores" se congregara en el lago de encuentro y en un "cielo despejado" para Tirpitz. Ojos ansiosos escanearon el horizonte en busca de combatientes que se supiera que estaban a 10 minutos de vuelo del objetivo, pero no apareció ninguno. Más tarde se supo que una pausa en las comunicaciones había salvado a las tripulaciones de la RAF. Un navegante reflexionó: "Tuvimos suerte de atrapar al enemigo en un mal día".

El terreno alrededor del fondeadero cerca de Tromso era demasiado plano para una cortina de humo eficaz y los atacantes evadieron el fuego antiaéreo del buque de guerra y las baterías de tierra: solo un avión averiado buscó refugio en Suecia, se contabilizaron dos impactos directos y un cuasi accidente. Tirpitz. La bestia de Churchill finalmente había sido asesinada.

Uno de los miembros de la tripulación, mirando hacia abajo, al casco volteado, respiró: "Gracias a Dios por eso. Es la última vez que vamos a venir aquí ”. Al mirar las fotos de reconocimiento posteriores, un oficial de estado mayor comentó: "Sic transit gloria mundi" (así desaparece la gloria terrenal).


Británico & # 039 & # 039Tallboy & # 039 & # 039 Bomba

La "Bomba de capacidad media, 12.000 libras", apodada "El Tallboy" fue otro dispositivo explosivo de clase "Terremoto", diseñado por Gran Bretaña durante la Segunda Guerra Mundial. Desplegado contra Alemania en 1943. El dispositivo contenía 12.000 libras de explosivo TNT de alto rendimiento. "Tallboys" medían 22 pies de largo con un diámetro de 40 pulgadas. Diseñados para detonar tras la penetración de 100 pies de tierra, podrían destruir 20 pies de hormigón no reforzado. Llamados así por su apariencia esbelta, los explosivos "Tallboy" tenían un problema debido a este factor de diseño. Conocidos por "rodar" o "voltear" de un extremo a otro, se diseñaron giroscopios especialmente diseñados en su parte trasera para ayudar a eliminar este problema. El despliegue fue mejor a una altitud de 18.000 pies. El "Tallboy" podría alcanzar una velocidad de caída de 170 mph. Más recordado por su uso por el famoso escuadrón británico RAF No. 619 ("Los Dambusters"), este Grupo de Bombarderos abordó la destrucción de las instalaciones de producción de "agua dura" alemanas, con gran éxito, como resultado de su uso de bombas "Tallboy" .

Copyright y copia 2013-2021 StrongholdNation.

Copia no autorizada de alguna tipo es estrictamente prohibido.


La bomba Tallboy y el búnker del Führer: ¿se intentó?

Post por Firme & raquo 28 de enero de 2005, 15:10

Los aliados emplearon algunas bombas aéreas de gran tamaño durante la guerra. Supongo que los más grandes habrían sido lo suficientemente poderosos como para dañar seriamente el búnker donde Hitler pasó sus últimos días. Entonces, ¿por qué este objetivo no fue bombardeado con bombas muy grandes? Debe haber sido un objetivo muy importante incluso antes de que Hitler se mudara allí, con una gran cantidad de personal de toma de decisiones muy importante, sin mencionar un centro de comunicaciones de importancia crítica. ¿Era el búnker tan secreto que los aliados no lo sabían? Fue construido en un lugar muy obvio, uno fácilmente asumiría que un edificio como Reich Chancellery tenía cerca un búnker con una gran capacidad de comunicaciones y mucho personal de toma de decisiones.

Las operaciones de decapitación, es decir, intentos de asesinato directos contra altos líderes militares y gubernamentales, se han intentado muchas veces, la más reciente contra Saddam Hussein. Por alguna razón, tienen un historial de éxito muy bajo.

Post por Jeff Clark & raquo 28 de enero de 2005, 16:27

Primero, tendrían que saber que estaba allí, lo que no creo que supieran. y es decir, ciertamente, no en la medida en que se hizo y se fortificó. Los rusos ciertamente no lo sabían o habrían hecho una línea recta allí, en lugar del Reichstag.
En segundo lugar, tendrían que saber que estaba allí. AH no hizo publicidad de sus movimientos porque temía un asesinato.

Entonces no tenían bombas inteligentes ni nada parecido al bombardeo de precisión. Tuvieron suerte de que sus bombas cayeran a 300 yardas de su objetivo. La razón del bombardeo de saturación fue para asegurarse de que chocaran contra algo.
Asumir que podrían haber traído a uno o varios de esos pesados ​​destructores de búnkeres y colocarlos en el blanco en una ciudad como Berlín no es realista.

Post por Firme & raquo 28 de enero de 2005, 16:38

Entonces, la explicación es que los aliados no sabían sobre el búnker. Quizás el ajetreado tráfico que entraba y salía del búnker se disfrazó como un movimiento de entrada y salida de la propia Cancillería del Reich.

Los aliados usaron las bombas Tallboy contra objetivos bastante pequeños, como puentes. Pero tal vez la bomba todavía no era lo suficientemente poderosa como para dañar el búnker sin lograr un impacto directo.


La bomba más grande de la época de la Segunda Guerra Mundial encontrada en Polonia explota durante un intento de difundirla

El 13 de octubre, la bomba de la Segunda Guerra Mundial más grande jamás encontrada en Polonia, un "Tallboy" que pesaba más de cinco toneladas, explotó accidentalmente mientras los expertos en demolición intentaban deflagrar la bomba, un proceso que quema la carga explosiva sin causar una detonación, Adam Easton de la BBC informes.

Un portavoz de la Marina, el teniente coronel Grzegorz Lewandowski, dijo a Associated Press que nadie resultó herido en la explosión y que "la operación se llevó a cabo de manera perfecta y segura y la bomba está a salvo ahora".

La bomba Tallboy, o "terremoto", fue encontrada en septiembre del año pasado durante el trabajo del canal en las afueras de la ciudad portuaria de Swinoujscie, Polonia, que anteriormente formaba parte de Alemania y se llamaba Swinemünde en el momento del bombardeo. Más de 750 residentes fueron evacuados de los alrededores cuando los zapadores de la Marina intentaron difundir la bomba.

Incrustado a casi 40 pies de profundidad con solo su nariz sobresaliendo a través del lodo del piso del canal, casi la mitad del Tallboy de 19 pies de largo contenía explosivos.

Inventado por el ingeniero aeronáutico británico Barnes Wallis, creador de las bombas "Dambuster" y "Grand Slam", este Tallboy en particular probablemente fue lanzado por un Lancaster británico durante un bombardeo de abril de 1945 que hundió al crucero alemán. Lützow.

"El Tallboy era una bomba sísmica de penetración profunda, diseñada para caer cerca de un objetivo y destruirlo explotando con una onda de choque masiva", escribe la BBC. Anteriormente se consideraba demasiado grande para una explosión controlada por temor al daño que podría causar a la ciudad y su gente.

Si bien los residentes locales sintieron la explosión inesperada, “el objeto puede considerarse neutralizado, no representará más amenaza para el canal de envío Szczecin-Swinoujscie”, dijo el teniente coronel Lewandowski.


Niñito

En este dispositivo tipo pistola, la masa crítica se alcanza cuando un proyectil de uranio que es subcrítico se dispara a través del cañón de un arma contra un objetivo de uranio que también es subcrítico. La masa de uranio resultante compuesta tanto por el proyectil como por el objetivo se vuelve crítica y comienza la reacción en cadena. Lanzado sobre la ciudad japonesa de Hiroshima el 6 de agosto de 1945, fue la primera arma nuclear utilizada en una guerra.

  • Peso: 9,700 libras
  • Longitud: 10 pies Diámetro: 28 pulg.
  • Combustible: uranio altamente enriquecido "Oralloy"
  • Combustible de uranio: aprox. Objetivo de 140 libras - 85 libras y proyectil - 55 libras
  • Caja objetivo, barril, proyectil de uranio y otras partes principales transportadas a la isla de Tinian a través del USS Indianapolis
  • Componente objetivo de uranio transportado a Tinian a través de un avión C-54 del 509th Composite Group
  • Eficiencia del arma: pobre
  • Aprox. 1,38% del combustible de uranio realmente se fisionó
  • Fuerza explosiva: 15.000 toneladas de equivalente de TNT
  • Uso: Abandonado en la ciudad japonesa de Hiroshima el 6 de agosto de 1945
  • Entrega: B-29 Enola Gay pilotado por el Coronel Paul Tibbets

Dispositivos incendiarios

Nombre Escribe Peso Notas
M47A1 Wh. Fosforoso 100 libras Utilizado principalmente en Europa durante los últimos 6 meses de guerra
M47A2 Aceite en gelatina 100 libras Incendiario más utilizado por EE. UU.
M50 Magnesio 4 libras Utilizado principalmente en Europa
M52 Magnesio 2 libras Utilizado principalmente en Europa
M69 Aceite en gelatina 6 libras
M17 Magnesio Grupo de 500 lb de 110 M50 Incendiario más utilizado por las Fuerzas Aéreas 8 y 15
M19 Aceite en gelatina Grupo de 220 lb de 36 M69 Cayó en números enormes durante los ataques contra incendios en Japón

Contenedores de bombas pequeñas SBC y # 8211


Cada contenedor contenía incendiarios de 236 x 4 libras o 24 x 30 libras.

Un bombardero Lancaster podría llevar un máximo de 14 SBC. Esto significa que cada Lancaster sobre un objetivo podría dispensar hasta 3.304 x 4 libras (13.216 libras) o 336 x 30 libras (10.080 libras) de bombas incendiarias. Otra carga para el Lancaster que es más representativa es 1 bomba HE de 4,000 libras más 12 SBC.

El napalm esencialmente gasolina & # 8220jellied & # 8221 vio su primer uso de combate durante la invasión de Tinian en junio de 1944. Lanzado por cazabombarderos y bombarderos, fue utilizado en asaltos posteriores en el Pacífico. Por ejemplo, durante 16 días de & # 8216 suavizar & # 8217 los ataques que procedieron de la invasión de Iwo Jima B-24s arrojaron 1,111 tambores de napalm en la isla.

Proyectiles de cohetes

Los cohetes aire-tierra estaban en servicio antes de la guerra en varias naciones, como la Unión Soviética, pero su uso era limitado. El Il-2 Stormovik y otros aviones rusos realizaron ataques devastadores contra los blindados alemanes y las columnas de suministros. En el oeste, los cazabombarderos como el P-47 estadounidense y el Typhoon británico dispararon miles de cohetes contra concentraciones de blindados y tropas. En el Pacífico, los cohetes fueron invaluables en la brutal campaña de salto de isla en isla, en la que hubo que tomar posiciones fuertemente defendidas. Los Corsarios de la Armada y la Infantería de Marina ahogaron los pastilleros y los búnkers con cohetes y napalm.

Otra aplicación para los cohetes fue en el esfuerzo antibuque / antisubmarino. Los Beaufighters, Mosquitos y Typhoon británicos se convirtieron en el azote de las naves enemigas incluso cuando estaban protegidos por cazas amigos. Aunque en ocasiones se utilizaron cohetes aire-tierra en la función aire-aire, no fue hasta los últimos meses de la guerra en Europa que entró en servicio un verdadero cohete aire-aire, el R4M alemán. Fueron extremadamente efectivos pero parecieron demasiado tarde para alterar el curso de la guerra. Este tipo de arma y el cohete de aleta plegable se convirtió en el armamento estándar para los aviones después de la guerra hasta la llegada de los misiles aire-aire.

M-8 de 4,5 pulgadas (11,4 cm) de triple tubo y lanzador # 8220Bazooka & # 8221
Cohetes HVAR de 5 pulgadas (12,7 cm)
Tiny Tim 11,75 y # 8243 (30 cm)
Proyectil cohete RP
RS-82
RS-132

Rocket Diámetro Largo Peso Warhead Velocidad Platform
M-8 4.5″ (11.4 cm) 16″ (40 cm) 860 ft/s (262m/s) P-38, P-47, P-51
HVAR 5″ (12.7 cm) 72″ (1.83m) 140 lb (63.5 kg) 55 lb (25 kg) 1375 ft/s (419m/s) P-38, P-47, P-51, Corsair, Hellcat
Tiny Tim 11.75″ (30 cm) 123″ (3.12m) 1284 lb (582 kg) 590 lb (270 kg) 810 ft/s (247m/s) B-25 A-20
RP 3″ (7.62 cm) 55¼” 47 lb (21.3 kg) 25 lb (11.3kg) 1575 ft/sec (480m/s) Typhoon Tempest Mosquito Beaufighter
RS-82 3.2″ (8.2 cm) 22″ (56.0 cm) 1.28 lb (0.6 kg) IL-2
RS-132 5.2″ (13.2 cm) 34″ (86.4 cm) 5 lb (2.25 kg) IL-2


RP aicraft ground attack rocket
Rocket Motor Tube
3¼” diameter 55¼” long
Total weight of 21.3kg (47 lb) w/ 25 lb AP head
11 lb cruciform stick of cordite – the main propellant charge.
Maximum Velocity of 480 m/sec (1,575 ft/sec)

  • 60 lb Shell, HE/SAP
  • 60 lb Shell, HE/GP, Hollow Charge
  • 18 lb Shell, HE
  • 25 lb Shot, AP
  • 25 lb Head, Solid, A/S (Anti-Submarine)
  • 60 lb Shell, Practice, concrete head (Training only)
  • 12 lb Head, Practice, (Training only)

Unorthodox Weapons

Upkeep The Dam-Busting Bomb

Upkeep bomb
large cylindrical shaped weapon
weight: 9,250 lb (4200 kg)
explosive: 5,720 lb (2600 kg) torpex
hydrostatic fuze set to detonate at a depth of 30 ft (9m)

In December of 1942 a Wellington bomber was acquired to conduct full scale tests. After several abortive attempts Barnes Wallis got the spherical bomb to bounce 16 times across a stretch of water.

Modified Lancasters
23 ED serial block Lancaster bombers were extensively modified to accommodate the Upkeep weapon. The bomb bay doors were removed and special pylons fitted, together with an electric motor to set the mine spinning backward at 500 rpm before bomb release. This backspin was crucial as it allowed the bomb to skip across the water, past several torpedo nets, and strike the dam wall. The mid-upper gun turret was removed and its gunner moved to the nose turret where ‘stirrups’ were added to prevent him from inadvertantly treading on the bomb aimer’s head. Fighter type VHF radios were added to all of the aircraft, close control of the operation being vital to its success. Since the entire mission had to be flown at low altitude specailly prepared ‘roller maps’ were provided to the bomb aimers to assist in navigation.

The problem of flying each plane level at just 60 ft was solved by the ingenious use of a pair of Aldis lamps, one mounted in the nose camera port, the other behind the bomb bay. The lamps were angled so that the two spots of light touched at an altitude of 60ft and offset to starboard where they were easily seen by the navigator who monitored height during the bombing run. Standard bombsights could not be used due to the unique nature of the attack so a sight was improvised consisting of a plywood triangle, a simple eyepiece and a couple of nails. Finally each Lancaster was provided with 3,000 rounds of ammunition per gun, all tracer, to keep the German gunners heads down.

Johnny Walker Diving Mines

This British weapon 72 inches in length and weighing in the 500 lb class had a most unusual mechanism of action. With a main charge of approximately 100 lb Torpex/aluminum in a shaped charge and a hydrogen gas generation system the idea was to form a large bubble of hydrogen gas that would lift a warship out of the water and ‘break its back’.

Seven Lancaster bombers each carrying a dozen Johnny Walker bombs attacked the battleship Tirpitz in September 1944. No damage was inflicted and the Johnny Walkers were never used again. As ingenious as the concept was in actual use the weapon failed to produce the desired effect.

Interestingly enough 43 years after the attack the Norwegians found one of the Johnny Walker devices still intact near Kara Fjord.

Highball ‘Bouncing Bomb’

This spherical bomb was designed by the brilliant Dr. Barnes Wallis to be utilized against ships. Weighing 1,280 lb (580kg) and packed with 600 lb (272 kg) of explosive two Highballs could be carried by a Mosquito fighter-bomber. Prior to release the bomb was imparted with a backward spin of 700-900 revolutions per minute. Dropped at high speed 360 mph (580km/h) and low altitude 60 ft (18.2m) the Highball would skip across the water toward the target.

Although intended to be used against the battleship Tirpitz this did not come to pass mainly because the ship stayed in ports beyond the range of Mosquitos based in Britain. Focus shifted to possible use in the Far East and a number of Mosquitos were modified for use on escort/jeep carriers. Despite considerable training the weapon was not used in combat.

‘Disney’ Rocket-Assisted Bomb

Designed by Captain Terrell RN of the UK, this 4,500 lb (2040 kg) hard-case streamlined bomb was intended to be used against U-boat pens and other super-hardened targets.

Dropped from 20,000 ft (6096 m) the bomb had a barometric fuze which activated at 5,000 ft (1525 m.) At this point a rocket in the tail of the bomb fired bringing the impact velocity up to 2,400 ft/sec (730 m/sec.)

Carried on B-17 bombers in pairs under-wing this weapon was first used on Febuary 10, 1945. Nine B-17s of the 92nd BG dropped eighteen Disney bombs on U-boat pens at Ijmuden in Holland, scoring one direct hit. The weapon saw further use but suitable targets were often either too far away (such as in Norway) or already over-run by Allied troops. Still by the end of the war a total of 158 Disney Bombs had been used in combat.

Project Aphrodite

This involved taking war weary B-17F bombers and packing them with 20,000 lb (9070 kg) of Torpex or 10 tons of RDX explosive. A volunteer two man crew conducted the take-off and flew the plane to cruising altitude. After arming the plane, hopefully without setting off an explosion, the crew would bail out while a chase plane, another bomber, usually a B-34 (an-RAF Ventura,) would direct the bomb laden plane into the target via a radio control link. The idea worked better in practice than in actual combat as several of the planes exploded prematurely and the basic stability of the B-17 in flight frustrated efforts to nose the bomber down into the target. Seven of these missions were flown in the month of August under the code name Aphrodite. The first Aphrodite mission was flown against V-2 rocket sites in the Pas de Calais area of France on August 4, 1944.

Japanese Balloon Bombs

During 1944 and into 1945 the Japanese carried out a most unusual bombing campaign. Large paper balloons fitted with an ingenious mechanism for maintaining altitude during the 6,200 mi (9,970 km) 3-5 day trip across the Pacific to America were launched in great numbers. Each balloon carried a small incendiary device as it travelled at 25-170 mph (35-270 km/h) between 30,000-50,000 ft (9,144-15,240 m) altitude. The thinking was that the large forested areas of the United States could be set ablaze by the incendiary bombs dropped by these balloons. In November of 1944 the remains of some of these balloon bombs were discovered and reported. By March the following year reports indicated that roughly 100 of these balloon bombs were crossing the Pacific per month. On March 5, 1945 Mrs. Elsie Mitchell and five children were killed when they came upon one of the incendiary devices while out fishing at a lake. These were the only casualties of enemy action against the mainland of the United States during World War II. Altogether some 9,300 balloons were released during this campaign but with essentially no results as no forest fires resulted and less than a thousand of these weapons actually landed on American soil.

Aerial Mines, Depth Charges

250lb Mk XI Aerial Depth Charge
Mk. I-IV – 1,500lb and 1,850lb

First introduced for Bomber Command Operations in April 1940, the Mk. I – IV was sturdily built and designed to withstand drops from aircraft flying at 200 mph at altitudes varying from 100 to 15,000ft. Containing approximately 750lb of explosives the mine could be detonated using various triggering devices depending on the application required. The type along with the Mk. V and VII became the standard mine used by the Command until being replaced by the Mk. VI in 1944.

Introduced into service sometime during 1940-41 this mine was a smaller version of the Mk. I-IV. Containing between 625lb and 675lb of explosives this mine was usually detonated using magnetic triggers, although it could be configured to use our triggering devices.

A similar mine to the of the Mk. I-IV in that it could be configured in various ways to dentate. This mine differed only in that it contained 2,000lb of explosives in comparison to the 750lb of the Mk. I-IV.

Introduced in 1944, the Mk.VII was an improved version on the Mk.V although no increase in the size of explosive charge was made.

Bombsights

CSBS – (Course Setting Bombsight)
ABS – (Automatic Bombsight)
SABS – (Stabilizing Automatic Bombsight)
Mark VII – introduced in 1932.

Mark IX – introduced in 1939.

Mark X – cancelled due to its unsuitability for night bombing.

Mark XIV (T1) – introduced in August of 1942 with the PFF.

SABS Mk IIA – precision bombsight introduced August 1943.
Mark XIV (T1) – introduced in August of 1942 with the PFF.
By 1943 the Mark XIV was installed in all RAF heavy bombers. The USAAF also used the Mark XIV bomb-sight designated T1.

It was designed to enable the run up to the target flying straight and level to be restricted to a mere ten seconds and enable the pilot to carry out evasive manoeuvres on his approach to the target. It could be used to bomb both on the climb and the glide. The bombsight consisted of a computer cabinet mounted to the left of the Air Bomber and a stabilised sighting head with optical graticule. The sight was one of the first practical uses for a mechanical computer.

This was the bombsight of choice for Bomber Command until the end of the war and beyond. Shortly after its entry into service, its manufacture was subcontracted to the Sperry Gyroscope Company in America who after re-engineering it to meet American standards, arranged for A.C. Spark Plug , Division of General Motors to manufacture in quantity. Known as the ‘T1’ version a total of 23,000 were made for use in the RAF and Commonwealth airforces. In some respects, it was a mechanical improvement on the British manufactured sight but was fully compatible with it in every way.

The principal source of inaccuracy was the need to set on the computer the wind speed and direction which under operational conditions, could be often in error. A T1A version was produced for use with the faster Mosquito and to allow for the greater operating height.

August 1943 as the SABS Mk IIA tachometric precision bombsight precision sight. The SABS provided an even more complex mechanical computer being able to calculate its own ‘wind’ and to automatically release bombs. These were qualities it shared with the Norden and probably the German Lotfe sight.

Starting in 1941 Barnes Wallis had designed a range of very large bombs, namely the Tallboy of 12,000 lb and Grand Slam of 22,000 lb. These bombs to be effective, had to be dropped within 150 yards of the target from 20,000 ft and the SABS MkllA proved to be the ideal sight for this purpose. A direct hit was not required as it was anticipated that the bomb if landed close to the structure would destroy the foundations of the target causing a degree of damage that would take many months to repair.

This sight was mainly fitted to the Lancasters of 617 squadron and used in their precision bombing of tunnels, V1 and V2 launch sites. In company with 9 squadron using ‘Tall boy’ and ‘Grand Slam’ earthquake bombs the German battleship Tirpitz was sunk in less than 10 minutes once the attack began. To achieve such a high level of accuracy required a considerable amount of bombing practice on the bombing range.

The accuracy of 617 squadron improved greatly with an average radial error of 170 yards being recorded over the period of June to August 1944 and improved to 125 yards in the period of February 1945 to March 1945. Two other precision bombing squadrons were formed based upon the Mk XlV bombsight and in the period of February to March 1945 their average error was 195 yards.

Less than 1,000 SABS bombsights were manufactured and after the war great difficulty was experienced in finding sufficient sights to equip two Lincoln squadrons for precision bombing against Japan. Compare this with the 23,000 T1 sights manufactured in America.

There was in Bomber Command at the time much discussion on the comparative merits of the two bombsights. The SABS although potentially more accurate lacked the degree of tactical freedom afforded by the Mk XlV/T1. As a result the Mk XlV/T1 was known to Bomber Command as the ‘area’ bombsight of the RAF and the SABS as the ‘precision sight.’

It was a much more complex sight to use and to maintain than the Mk XlV/T1 and required more man-hours in manufacture. For the majority of the squadrons in Bomber Command the Mk XlV/T1 was still the preferred sight.

The Norden Bombsight

One of the most highly praised devices put into U.S. bombers was the Norden bombsight, it combined the M-1 bombsight and the C-1 automatic pilot. This complex device measured 12 by 19 inches and cost over $10,000 a copy. In high altitude bombing trials the Norden bombsight demonstrated remarkable accuracy and the Army Air Corps had high expectations for it.

In 1935 the 19th Bomb Group, based at Rockwell airfield, California, started using the Norden bombsight in bombing runs. With a little practice bomber crews found they could regularly place their bombs within 164 ft (50m) of a target from 15,000 ft (4570m).

In 1940 the Air Corps gave the Sperry Gyroscope Company a contract to build a bombsight equivalent to Norden’s. Ironically Carl L. Norden was a former employee of Sperry. The company had to make the sight without violating the patents that Norden possessed. The result was the S-1 bombsight which worked on a similar principle in tying an automatic pilot device, the A-5 automatic pilot in this case, to the bombsight.

Flight tests using the Sperry S-1 bombsight began in May 1941. The first production type was installed in a B-24 Liberator in Feb 1942 and made its first flight a month later. The Sperry bombsight had serious problems and deficiencies from the beginning. The stability of the optics was poor so that the field of view tended to “jump around” a lot. Additionally the S-1 took twice as long to calculate data imputed from the bombardier, 60 seconds instead of the 30 for a Norden, this was serious since it forced the bomber to fly straight and level for a full minute during a bombing run, the time when it was most vulnerable to enemy fire. Despite this thousands of S-1 sights were made and put into bombers destined for Russia and Britain. The relatively few Norden bombsights went into B-17 bombers while many B-24 Liberators got the Sperry S-1 instead.

Secrecy was given paramount importance, Norden bombsights were removed from bombers right after they landed and crews were instructed on how to destroy the bombsight in case of a forced landing in enemy territory. The elaborate measures to keep the Norden bombsight a secret were undermined in 1938 by Herman Lang, a worker at the Norden plant and a German sympathizer. He sent detailed drawings to Germany and even flew over before the war to answer specific questions about the bombsight. In any case the accuracy achieved in high level bombing missions over Europe proved less than was hoped for, mainly due to the pressures of intense combat and the often poor weather over the continent. But the Norden was good, at least five times more accurate than most RAF bombsights.

Bombing Accuracy

During the summer of 1944, 47 B-29s raided the Yawata steel works from bases in China only one plane actually hit the target area, and with only one of its bombs. This single 500 lb general purpose bomb (which hit a powerhouse located 3,700 ft from the far more important coke houses that constituted the raid’s aiming point) represented one quarter of one per cent of the 376 bombs dropped over Yawata on that mission.

In the fall of 1944, only seven per cent of all bombs dropped by the Eighth Air Force hit within 1,000ft of their aim point even a fighter-bomber in a 40 degree dive releasing a bomb at 7,000 ft could have a circular error (CEP) of as much as 1,000 ft. It took 108 B-17 bombers, crewed by 1,080 airmen, dropping 648 bombs to guarantee a 96 per cent chance of getting just two hits inside a 400 by 500 ft area (a German power-generation plant.)

Average % of bombs dropped which fell within 1,000 ft (610 m) and 2,000 ft (306 m) of pre-assigned MPI’s on visual missions under conditions of good to fair visibility.


A Commitment to Science Education

J. Ernest Wilkins Jr. honored by the University of Chicago at a special event, March 2, 2007.

Dan Dry/Wikimedia Commons/CC BY 3.0

After World War II, Wilkins worked for a decade as a mathematician at the United Nuclear Corporation. Later he went on to distinguished professorships at two historically Black colleges, Howard University and Clark Atlanta University, where he retired in 2003. He served as president of the American Nuclear Society from 1974 to 1975. Many of his Black colleagues, including Jeffries, also spent years following World War II at Black colleges, where they nurtured generations of Black scientists. In 1958, at the same time of the passage of the National Defense Education Act, which funded science education for all Americans, Wilkins worked with the National Urban League to establish a program for African American scientists.

When he died in 2011 at the age of 87, Wilkins had authored more than 100 scholarly papers. According to Shane Landrum, a historian of Black atomic scientists, the work of Wilkins and other Black Manhattan Project scientists, along with their white and immigrant colleagues, changed the 𠇌ourse of the war and the role of science in American politics.”

REVISIÓN DE HECHOS: Nos esforzamos por la precisión y la equidad. Pero si ve algo que no se ve bien, ¡haga clic aquí para contactarnos! HISTORIA revisa y actualiza su contenido con regularidad para asegurarse de que sea completo y preciso.


Ver el vídeo: Tallboy bomba de terremotos (Junio 2022).


Comentarios:

  1. Douglass

    Tienes toda la razón. En este algo hay buen pensamiento, sostenemos.

  2. Kagul

    Considero, que estás equivocado. Escríbeme en PM, hablaremos.

  3. Jorell

    la pieza muy buena

  4. Garland

    Confirmo. Me una de todo lo anterior. Intentemos discutir el asunto. Aquí, o por la tarde.

  5. Riggs

    fuerza bruta)



Escribe un mensaje