Noticias

El tiempo hambriento - Historia

El tiempo hambriento - Historia


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

El tiempo hambriento


Mapa

En el otoño de 1609, Smith resultó herido en una explosión de pólvora y regresó a Inglaterra. Como Smith ya no estaba allí, se hizo mucho más difícil comerciar con los indios. El invierno se conoció como "la época del hambre". Durante el transcurso del invierno, 440 de las 500 personas que estaban vivas cuando Smith se fue, murieron. La evidencia arqueológica reciente ha demostrado que para sobrevivir, algunos de los colonos recurrieron al cannabilismo (comer restos humanos) para sobrevivir.

La primavera siguiente llegaron viajes de suministros y se les dijo a los colonos que abandonaran la colonia. Sin embargo, antes de que pudieran hacerlo, llegaron barcos ingleses adicionales con 150 nuevos colonos y suministros adicionales. También trajeron un nuevo gobernador, designado por la Compañía de Virginia, Lord De Le Warr, y una carta que expandió enormemente el área de la colonia.



Los tiempos hambrientos

La vida en Jamestown, Virginia, durante la época colonial no fue fácil. Muchos nuevos residentes, más acostumbrados a vivir en la ciudad, se encontraron luchando por sobrevivir en la implacable naturaleza salvaje.

El invierno brutalmente duro de 1609-1610 se conoció como "La época del hambre" para los colonos de Jamestown. Muchos de los habitantes originales finalmente se volcaron al canibalismo para sobrevivir. La desesperación obligó a los residentes de Jamestown a hacer lo impensable: desmembrar y canibalizar a una niña de 14 años.

El adolescente fue brutalmente desmembrado y enterrado en el sótano del Fuerte Jamestown. Al examinar sus restos, los arqueólogos concluyeron que la pobre niña fue devorada antes de que sus huesos fueran arrojados al sótano con los restos de caballos, perros y otros animales muertos.

Me pregunto qué diría Gordon Ramsay

Las chuletas en la frente son muy vacilantes, muy incompletas ". dijo Douglas Owsley, el antropólogo forense del Smithsonian que analizó los restos. “Entonces, el cuerpo fue volteado y hubo cuatro golpes en la parte posterior de la cabeza, uno de los cuales fue el más fuerte y partió el cráneo por la mitad. Luego se hizo una herida penetrante en la sien izquierda, probablemente con un cuchillo de un solo lado, que se utilizó para abrir la cabeza y extraer el cerebro ".

Poco se sabe sobre las circunstancias que llevaron a romper uno de los tabúes más arraigados en la sociedad. ¿Quién era la chica que los investigadores llamaban "Jane"? ¿Fue asesinada o murió por causas naturales? ¿Cuántas personas participaron? ¿O fue alguien actuando solo?

A pesar de la falta de detalles, los investigadores tuvieron la primera evidencia concluyente de que el canibalismo ocurrió en Jamestown. Los arqueólogos que excavaron el sitio concluyeron que los huesos fueron cortados de una manera que confirmó que el cuerpo se consumió como alimento. Los historiadores han especulado durante mucho tiempo que las condiciones a las que se enfrentaron los colonos de Jamestown podrían haberlos vuelto lo suficientemente desesperados como para comerse a otros humanos, y tal vez incluso cometer un asesinato en el proceso.

Quizás Inglaterra realmente no ese malo

La colonia de Jamestown fue fundada en 1607 por 104 colonos que llegaron a bordo de tres barcos, el Susan Constant, Discovery y Godspeed, pero solo 38 sobrevivieron los primeros nueve meses en Jamestown. La mayoría sucumbió al hambre y la enfermedad.

Debido a las dificultades para sembrar cultivos —llegaron en medio de una de las peores sequías regionales en siglos y muchos colonos no estaban acostumbrados al trabajo agrícola duro— los sobrevivientes siguieron dependiendo de los suministros traídos por misiones posteriores y del comercio con los nativos americanos. En el invierno de 1609, la sequía extrema, las relaciones hostiles con los miembros de la Confederación Powhatan local y el hecho de que se perdiera un barco de suministros en el mar pusieron a los colonos en una situación desesperada.

En 1625, George Percy, presidente de Jamestown durante la época del hambre, describió en una carta la dieta de los colonos, o la falta de ella, durante ese terrible invierno. "Habiéndonos alimentado de nuestros caballos y otras bestias tanto como duraron, nos complace hacer cambios con alimañas como perros Catts, Ratts y myce ... como para comer zapatos de Bootes o cualquier otro cuero". el escribio. Y ahora que el hambre empieza a mirar todos los rostros pálidos y jadeantes, que no se ha ahorrado nada para mantener a Lyfe y hacer esas cosas que parecen increíbles, como desenterrar cadáveres muertos de las tumbas y comérselos. Y algunos han lamido la sangre que ha caído de sus débiles compañeros ".

Realmente no me importa este menú

A pesar de esta y otras referencias contemporáneas al canibalismo, nunca hubo ninguna evidencia física concluyente de que hubiera sucedido. Luego, William Kelso, arqueólogo jefe del Proyecto de redescubrimiento de Jamestown, y su equipo descubrieron los restos de la joven en el verano de 2012. "Encontramos un depósito de basura que contenía huesos de caballo y perro sacrificados. Eso solo se hizo en tiempos de hambre extrema. Mientras excavamos, encontramos dientes humanos y luego un cráneo humano parcial,”Dice Kelso.

Owsley realizó pruebas forenses en los restos, incluido el análisis microscópico e isotópico. El uso de la duplicación digital para llenar los espacios ayudó al equipo a crear una reconstrucción facial en 3D a pesar de tener solo el 66 por ciento del cráneo para trabajar. Junto con otros datos, los investigadores utilizaron esta reconstrucción para determinar que los restos pertenecían a una mujer de alrededor de 14 años (según el desarrollo de sus molares) que era de ascendencia británica. Owsley dice que las marcas de corte en la mandíbula, la cara y la frente del cráneo, junto con las de la tibia, son signos reveladores de canibalismo.

“La clara intención era eliminar el tejido facial y el cerebro para su consumo. Estas personas estaban en circunstancias espantosas. Por lo tanto, se habría utilizado cualquier carne que estuviera disponible ". dice Owsley. “La persona que estaba haciendo esto no tenía experiencia y no sabía cómo matar un animal. En cambio, vemos vacilaciones, pruebas, vacilaciones y una falta total de experiencia ".

Primer plato: cerebros

Es probable que Jane se comiera el cerebro, las mejillas, la lengua y los músculos de las piernas. Lo más probable es que el cerebro se comiera primero porque se descompone muy rápidamente. No hay evidencia de asesinato, y Owsley sospecha que este fue un caso en el que colonos hambrientos comieron la única comida a su disposición.

"No creo que la hayan matado, ni mucho menos", Owsley dijo. “Es solo que estaban tan desesperados y en apuros, que por necesidad recurrieron a esto”.

Recuerde eso junto con los niños hambrientos en China antes de desperdiciar comida.


El tiempo hambriento

Marzo de 1942 fue mejor para los civiles en Leningrado que los tres meses anteriores. En marzo, las muertes de civiles por inanición, enfermedad, hipotermia y el bombardeo constante disminuyeron a 98.966. La ración diaria de pan para los trabajadores manuales aumentó a 500 gramos (17,6 onzas). Lo peor de la época hambrienta había pasado.

La época de hambre "fue cuando la vida terminó y comenzó la existencia", dijo un sobreviviente. Aproximadamente 2,5 millones de civiles, incluidos 400.000 niños, quedaron atrapados cuando Leningrado se aisló del resto de la Unión Soviética. Nuestro ejemplo contemporáneo más cercano es la ciudad de Idlib, Siria, a la que se condujo a civiles para que las fuerzas de Bashar al-Assad pudieran bombardear más fácilmente y matarlos de hambre.

El sufrimiento de Leningrado, al igual que el de Idlib hoy, fue el resultado de la política oficial del gobierno. Cuando la Alemania nazi invadió la Unión Soviética en junio de 1941, la hambruna masiva de civiles rusos era un objetivo de los planes de Hitler porque decretó que los eslavos eran racialmente inferiores. Los supervivientes rusos estaban destinados a ser trabajadores esclavos del Reich alemán.

La indiferencia nazi fue igualada por la insensibilidad soviética. Desde sus primeros días, los comunistas soviéticos utilizaron la comida como arma para controlar a la población. A Stalin no le importaban los civiles de Leningrado; ya había condenado a muerte de hambre a millones de personas durante el programa de colectivización agrícola de la década de 1930.

La corrupción soviética aumentó el sufrimiento. En la Unión Soviética, el imperio de la ley había desaparecido después de que todas las instituciones gubernamentales y de la sociedad civil fueron vaciadas. Todo lo que importaba era chuparle las ganas a Josef Stalin.

Un sistema basado en la lealtad ciega en lugar de la competencia también sacrifica la verdad. Si Stalin dijo que los civiles no pasaban hambre en Leningrado, entonces no era así. Cualquiera que lo contradijera desaparecía en una tumba sin nombre o en un gulag siberiano. La Rusia estalinista fue el primer país de hechos alternativos posteriores a la verdad.

La corrupción y la incompetencia soviéticas amplificaron el sufrimiento en Leningrado. Cuando los alemanes se acercaron, un funcionario local rechazó un tren lleno de comida para poder anotar puntos contra un rival político mientras se ganaba el favor de Stalin. Stalin se negó a evacuar la ciudad porque no creía en sus propios informes de inteligencia militar que insinuaban que los nazis estaban ganando.

Mientras tanto, los civiles atrapados en Leningrado adoptaron una visión más realista del avance alemán. Los trabajadores del museo tapiaban tesoros invaluables detrás de muros falsos y enterraban estatuas en los jardines. Gracias a su dedicación, los tesoros de la Rusia imperial se exhiben hoy en los palacios y museos de San Petersburgo, Rusia.

Todos buscaron comida cuando Leningrado fue cortado y comenzó el racionamiento de alimentos. Los acaparadores fueron ejecutados sumariamente a menos que fueran funcionarios del gobierno. En Leningrado (y en la Unión Soviética en su conjunto), los especuladores de precios, los especuladores de la guerra y los comerciantes negros eran funcionarios del gobierno.

El sistema de racionamiento reflejó los valores soviéticos. Los funcionarios soviéticos y sus familias eran los mejor alimentados, seguidos de profesionales como los ingenieros necesarios para el esfuerzo de guerra, seguidos de los trabajadores manuales que trabajaban en las fábricas de producción de guerra. Los trabajadores de oficina, los familiares dependientes y los niños recibieron las raciones más pequeñas.

El peor período de hambre duró desde diciembre de 1941 hasta marzo de 1942 cuando la ración diaria de pan bajó temporalmente a 125 gramos (4,4 onzas). El valor calórico era insignificante porque la harina estaba adulterada con suplementos como la semilla de algodón, que es tóxica a menos que se hornee a altas temperaturas. En su desesperación, las familias se comieron a sus mascotas y escondieron los cuerpos de los familiares para que pudieran seguir usando la libreta de racionamiento del difunto.

Fue relativamente fácil esconder un cuerpo porque el invierno de 1941-1942 fue el más frío registrado. Las temperaturas alcanzaban regularmente los -30 Celsius (-22F). Miles murieron congelados. Un beneficio mínimo de la caída de las temperaturas fue que los rusos pudieron construir una carretera de hielo a través del lago Ladoga para comenzar a abastecer a Leningrado. Las armas y los soldados tuvieron prioridad, pero comenzaron a llegar más alimentos a la ciudad.

La comida extra redujo la tasa de muertes por inanición, pero no las puso fin. Leningrado permaneció mal alimentada y sitiada hasta enero de 1944. Las estimaciones de muertes de civiles durante el sitio, en su mayoría por inanición, oscilan entre 650.000 y 800.000.

Hay muchos libros sobre el sitio de Leningrado. Yo confié en Leningrado, de Anna Reid (2011), quien tuvo acceso a fuentes rusas durante el breve período de apertura antes de que Vladimir Putin consolidara el poder. Putin elogia constantemente el liderazgo de Stalin durante la Gran Guerra Patria, incluida la defensa de Leningrado.

¿Quieres recibir este blog directamente en tu bandeja de entrada? Regístrese en mi lista de correo.


El tiempo hambriento

¿Qué?
El autor de este extracto es el Capitán John Smith que escribe los hechos de segunda mano desde la vista de un testigo el 4 de octubre de 1609. El contexto explica las condiciones por las que pasaron los colonos ingleses en el brutal ataque contra y de los salvajes [indios]. El pueblo británico no ayudó a su propia gente que vivía en Estados Unidos dejándolos hambrientos y dañados por los efectos peligrosos de The Starving Time. Dejando a los colonos ingleses desesperados y en la miseria, se sabía que los aliados británicos eran contraproducentes. La audiencia de este pasaje son las personas que no tenían idea de la época y lo mal que estaba afectando a los angloamericanos. La idea clave es que los británicos permitieron que sus colonos en Estados Unidos sufrieran hambre durante una terrible cantidad de tiempo. ¿Y qué?

El propósito es mostrar cómo los británicos pensaron que estaban ayudando enviando provisiones, pero según la perspectiva de esta persona, no brindaron ayuda a las personas que tenían una gran necesidad de alimentos y protección. El estilo fue escrito de manera informativa que involucró un tono narrativo realista. El sesgo es que los británicos parecían estar de nuestro lado, pero no ayudaron como esperaban y esperaban los colonos. Esta falta de asistencia a sus propios conciudadanos provocó ataques contra los indígenas causando caos. Se supone que la gente pasó hambre y los líderes no tomaron las medidas necesarias para asegurarse de que la gente estuviera bien para sobrevivir en tales condiciones. Esto es desde el punto de vista de un testigo o víctima de la época de hambre y el significado histórico marca un período en el que los británicos fueron contraproducentes para ayudar a su propia gente.


Decretos dirigidos a Ucrania y aposSaboteurs y apos

Mientras tanto, Stalin, según Applebaum, ya había arrestado a decenas de miles de profesores e intelectuales ucranianos y había retirado libros en idioma ucraniano de escuelas y bibliotecas. Ella escribe que el líder soviético usó la escasez de granos como excusa para una represión anti-ucraniana aún más intensa. Como señala Norris, el decreto de 1932 & # x201Corigado a los ucranianos & # x2018saboteurs & # x2019 ordenó a los funcionarios locales que dejaran de usar el idioma ucraniano en su correspondencia, y tomó medidas enérgicas contra las políticas culturales ucranianas que se habían desarrollado en la década de 1920 & # x201D.

Cuando los recolectores de cultivos de Stalin & # x2019 salieron al campo, según un informe de la comisión del Congreso de los EE. UU. De 1988, utilizaron largos postes de madera con puntas de metal para pinchar los suelos de tierra de las casas de los campesinos y sondear el suelo a su alrededor, en caso de que ... x2019d almacenes de grano enterrados para evitar la detección. Los campesinos acusados ​​de ser acaparadores de alimentos generalmente eran enviados a prisión, aunque a veces los recolectores no esperaban para infligir un castigo. Dos niños que fueron atrapados escondiendo peces y ranas que habían capturado, por ejemplo, fueron llevados al soviet de la aldea, donde los golpearon y luego los llevaron a un campo con las manos atadas y la boca y la nariz amordazados, donde los dejaron para sofocar.

A medida que la hambruna empeoraba, muchos intentaron huir en busca de lugares con más comida. Algunos murieron al borde de la carretera, mientras que otros fueron frustrados por la policía secreta y el sistema de pasaportes internos del régimen. Los campesinos ucranianos recurrieron a métodos desesperados en un esfuerzo por mantenerse con vida, según la comisión del Congreso y el informe # x2019s. Mataron y comieron mascotas y consumieron flores, hojas, corteza de árboles y raíces. Una mujer que encontró algunos frijoles secos tenía tanta hambre que se los comió en el lugar sin cocinarlos y, según los informes, murió cuando se le expandieron en el estómago.

& # x201C Las políticas adoptadas por Stalin y sus diputados en respuesta a la hambruna después de que comenzó a apoderarse del campo ucraniano constituyen la evidencia más significativa de que la hambruna fue intencional, & # x201D Erlacher. & # x201CL Ciudadanos y funcionarios locales pidieron alivio al estado. Oleadas de refugiados huyeron de las aldeas en busca de comida en las ciudades y más allá de las fronteras de la República Soviética de Ucrania. & # X201D La respuesta del régimen & # x2019, dice, fue tomar medidas que empeoraron su difícil situación.

En el verano de 1933, a algunas de las granjas colectivas sólo les quedaba un tercio de sus hogares, y las cárceles y los campos de trabajo estaban saturados. Como casi no quedaba nadie para cultivar, el régimen de Stalin reasentó a los campesinos rusos de otras partes de la Unión Soviética en Ucrania para hacer frente a la escasez de mano de obra. Ante la perspectiva de una catástrofe alimentaria aún mayor, el régimen de Stalin & # x2019 en el otoño de 1933 comenzó a reducir las recaudaciones.


Tiempo hambriento

los Tiempo hambriento en Jamestown en Virginia Colony fue un período de inanición durante el invierno de 1609-1610. Durante este tiempo, todos menos 60 de los 500 colonos murieron. & # 911 & # 93 La falta de lluvia y el acceso al agua habían paralizado la producción agrícola durante el verano. Además, el agua que bebían los colonos era salobre y solo bebible la mitad del año.

Según relatos históricos, los colonos comieron perros, serpientes, gatos, ratas, caballos, libros y zapatos de cuero durante el invierno. Existe evidencia forense de al menos un caso de canibalismo. & # 912 & # 93 Los restos de una adolescente (c. 1595-1609), llamada "Jane" por los investigadores, mostraban signos de haber sido asesinada (cortada para comer). El examen de la espinilla de Jane indica que probablemente tenía 14 años en el momento de su muerte. Según los estudios de los isótopos en un diente, probablemente era del sur de Inglaterra. Posiblemente era hija de un caballero o de una criada en la casa de un caballero porque había consumido cantidades generosas de proteína (carne). Jane probablemente llegó a Virginia en agosto de 1609. & # 913 & # 93

Es casi seguro que Jane fue sacada de su tumba antes de ser masacrada y devorada. Ella no fue asesinada. En 1625, George Percy, presidente de Jamestown durante el período de inanición, escribió que el hambre era tan intensa “que no se escatimó nada para mantener a Lyfe y hacer aquellas cosas que parecían increíbles, como desenterrar cadáveres de muertos de las tumbas y comer ". Otros cinco relatos se refieren al canibalismo durante el crudo invierno. & # 914 & # 93

Los investigadores solo han recuperado el 10 por ciento de los restos de Jane. Los restos se encontraron a unos 0,8 m (2,5 pies) de profundidad en un pozo de basura en el sótano de un edificio construido en 1608 dentro del sitio de James Fort. Los relatos históricos indican que el canibalismo estaba muy extendido en Jamestown durante el invierno. Los historiadores modernos se mostraron reacios a acreditar estas cuentas sin otra evidencia. Jane, sin embargo, es la primera evidencia forense que confirma la existencia de la práctica durante ese invierno. & # 913 & # 93


Los colonos de Jamestown recurrieron al canibalismo

Un descubrimiento espantoso en un depósito de basura en Jamestown apunta al canibalismo.

Los arqueólogos han descubierto la primera evidencia física de canibalismo por colonos ingleses desesperados impulsados ​​por el hambre durante la época de hambre de 1609-1610 en Jamestown, Virginia (mapa), el primer asentamiento inglés permanente en el Nuevo Mundo.

El anuncio fue realizado por un equipo de investigadores del Museo Smithsonian de Historia Natural, el histórico Jamestowne y la Fundación Colonial Williamsburg en una conferencia de prensa el 1 de mayo en Washington, D.C.

Hay cinco relatos históricos escritos por o sobre los colonos de Jamestown que hacen referencia al canibalismo, pero esta es la primera vez que se prueba, dijo William Kelso, director de arqueología de Historic Jamestowne.

"Este es un hallazgo muy raro", dijo James Horn, vicepresidente de investigación de la Fundación Colonial Williamsburg. "Es la única evidencia artificial del canibalismo por parte de los europeos en cualquier colonia europea (española, francesa, inglesa u holandesa) durante el período colonial desde aproximadamente 1500 a 1800".

El año pasado, los arqueólogos de Jamestown desenterraron porciones del cráneo y la tibia descuartizados de una niña de 14 años de Inglaterra, apodada "Jane" por los investigadores. Encontraron los restos a unos 0,8 metros (2,5 pies) de profundidad en un depósito de basura del siglo XVII en el sótano de un edificio construido en 1608 dentro del sitio de James Fort.

Kelso luego le pidió a Doug Owsley, jefe de antropología física del Museo Nacional de Historia Natural del Smithsonian, que examinara los restos y determinara si la mataron o la canibalizaron.

Kelso dijo que no había creído en relatos históricos anteriores sobre el canibalismo. Pensó que tenían motivaciones políticas, con la intención de desacreditar a la Compañía de Virginia, los accionistas que aprovisionaron y financiaron el acuerdo.

"Ahora, sé que los relatos son ciertos", dijo.

Desde que comenzó la excavación de James Fort en 1994, el descubrimiento es solo superado por el descubrimiento del fuerte, agregó.

Los hallazgos responden a una pregunta de larga data entre los historiadores sobre la ocurrencia del canibalismo en el asentamiento durante el invierno de 1609, cuando aproximadamente el 80 por ciento de los colonos murieron. (Lea sobre la historia real de Jamestown en la revista National Geographic).

Owsley describió múltiples cortes y marcas en el cráneo de la niña que fueron hechas por uno o más asaltantes después de su muerte. “Estaban claramente interesados ​​en la carne de las mejillas, los músculos de la cara, la lengua y el cerebro”, dijo. No le quitaron el pelo a Jane.

Uno de los antropólogos forenses más importantes del mundo, Owsley ha analizado numerosos restos óseos de personas prehistóricas que fueron víctimas del canibalismo. Sus huesos eran similares a los de Jane en que tenían marcas de cortes y estaban astillados y fragmentados, dijo.

Cuatro marcas de cortes muy poco espaciadas en su frente indicaron un intento fallido de abrir su cráneo, dijo Owsley. La proximidad de los golpes infructuosos indica que ella ya estaba muerta, o habrían sido más fortuitos, explicó.

Luego, la parte posterior de su cráneo se abrió con una serie de cortes con un hacha liviana o un cuchillo, dijo.

Las cuchillas y los cuchillos excavados en el sitio de Jamestown se compararon con los golpes, y Owsley dijo que cree que se utilizó una cuchilla.

También hubo numerosos cortes, marcas de sierra y hendiduras a lo largo de la mandíbula inferior hechas con la punta de un cuchillo para llegar a la carne y quitar el tejido de la garganta y la lengua, dijo.

Owsley dijo que el corte no fue realizado por un carnicero experimentado, excepto posiblemente las chuletas en la espinilla. “Hay una vacilación, prueba y vacilación en las marcas que no se ve en la carnicería de animales”, dijo.

"La desesperación y las abrumadoras circunstancias que enfrentaron los colonos de James Fort durante el invierno de 1609-1610 se reflejan en el tratamiento post mórtem del cuerpo de esta niña", agregó Owsley.

Aunque solo una parte del cráneo todavía está intacta, los investigadores pudieron producir una reconstrucción facial de Jane creando digitalmente un cráneo en 3-D.

Kelso, del histórico Jamestowne, dijo que la instalación de Jamestown fue "una empresa muy oscura". Esta evidencia de canibalismo "casi te pone en el tiempo", agregó. (Aprenda sobre las duras realidades de la vida en Jamestown).

Dado que solo se ha recuperado el diez por ciento del esqueleto de Jane, los investigadores no han podido contar mucho sobre su historia, pero al examinar su tibia saben que tenía 14 años.

Según los estudios de isótopos de su tercer molar, el alto contenido de nitrógeno significaba que Jane podría haber sido de una familia de alto estatus o haber sido su sirvienta.

Los niveles elevados de nitrógeno indican que ingirió mucha proteína, que era escasa y cara, dijo Kari Bruwlheide, antropóloga física del Smithsonian que trabaja con Owsley.

Los investigadores también saben que probablemente era de la costa sur de Inglaterra, según una comparación de isótopos de oxígeno en su diente e isótopos de oxígeno encontrados en muestras de agua subterránea del área. El agua que consumió mientras se formaban sus dientes permanentes durante la infancia ayuda a determinar dónde nació.

Un estudio de los isótopos de carbono en sus huesos indicó que estaba consumiendo una dieta mayoritariamente europea, lo que significa que Jane no había estado en Jamestown mucho antes de su muerte, dijo Bruwelheide.

Según Horn, de la Colonial Williamsburg Foundation, Jane probablemente llegó a Jamestown en agosto de 1609 en uno de los seis barcos de Inglaterra que entraron rezagados en el fuerte después de sobrevivir a un huracán durante su travesía.

Las tiendas de alimentos de los recién llegados se echaron a perder o se agotaron, la mayoría de sus provisiones se perdieron cuando el buque insignia Sea Venture naufragó durante la tormenta, y muchos de ellos estaban en mal estado de salud, dijo.

Los colonos de Jamestown ya estaban hambrientos cuando llegaron los 300 nuevos colonos, que habían sufrido enfermedades y escasez de alimentos.

La creciente demanda de alimentos de las tribus indígenas cercanas, junto con las severas condiciones de sequía, hizo que las relaciones con los indígenas Powhatan, una poderosa jefatura que se extendía por gran parte de la región costera de Virginia, se deterioraran.

El líder de la colonia, el capitán John Smith, que había resultado herido en una explosión, partió con la flota en su viaje de regreso a Inglaterra, dejando a Jamestown sin timón.

En noviembre, los Powhatans lanzaron una guerra contra los ingleses, sitiaron Jamestown y aislaron a los colonos de la ayuda exterior. "Las condiciones se volvieron cada vez más desesperadas", dijo Horn.

Al principio, los colonos se comieron sus caballos, luego sus perros y gatos. Los residentes de Jamestown también comieron ratas, ratones y serpientes, según un relato de primera mano de George Percy, quien se convirtió en el líder temporal de la colonia después de que John Smith se fue.

Percy escribe que algunos colonos se comieron sus botas, zapatos y cualquier otro cuero que pudieron encontrar. Otros abandonaron el fuerte para buscar raíces en el bosque, pero fueron asesinados por guerreros Powhatan.

Mientras el asedio continuaba en el invierno, Percy escribió en un relato de un testigo presencial: "Y ahora la hambruna comienza a verse espantosa y pálida en todos los rostros que no se escatimó nada para mantener la vida y hacer esas cosas que parecen increíbles, como desenterrar un cadáver muerto". de los sepulcros y comérselos, y algunos lamieron la sangre que había caído de sus compañeros débiles ".

Según varios colonos, un hombre mató a su esposa embarazada y la cortó en pedazos, que luego sacó y comió como alimento. Fue ejecutado por asesinato.

"Sólo en las circunstancias más desesperadas los ingleses habrían recurrido al canibalismo", dijo Horn. Creyó las cuentas porque dijo que no había ninguna razón para que Percy escribiera falsamente sobre algo que se reflejaría mal en su liderazgo.

Para la primavera de 1610, solo unas 60 personas que vivían en el fuerte habían sobrevivido, según los cálculos de Kelso. Se desconoce cuántos de los muertos fueron canibalizados, pero Jane no fue un caso aislado, según relatos históricos.

La colonia se salvó esa primavera con la llegada de colonos que habían naufragado con el Sea Venture en Bermuda (se habían construido un nuevo barco) que trajeron los suministros que tanto necesitaban. Poco después, fueron seguidos por Lord de la Warr, el primer gobernador de Jamestown, que trajo suministros adicionales, por valor de un año, e incluso más colonos.

A su llegada, De la Warr ordenó una limpieza del fuerte. La basura, incluidos los restos de Jane, se depositaron en sótanos y fosas en todo el asentamiento.

Jamestown aguantó y los colonos siguieron llegando. "Mantuvieron su punto de apoyo e impidieron que los españoles se apoderaran de toda América del Norte", dijo Horn.

"Este descubrimiento subraya los increíbles desafíos que enfrentó cada colono al establecer asentamientos europeos en el Nuevo Mundo. Hubo puntajes que nunca duraron más de 6 a 12 meses".

Una exposición pública sobre el descubrimiento y la investigación de los restos de Jane, junto con la evidencia del canibalismo, su reconstrucción facial y las circunstancias que llevaron al Starving Time se abrirá en el Archaearium en Historic Jamestowne, en la isla de Jamestown, el 3 de mayo.


Contenido

Los siguientes son algunos de los síntomas de la inanición:

Cambios en el comportamiento o el estado mental Editar

Las etapas iniciales de la inanición afectan el estado mental y los comportamientos. Estos síntomas se manifiestan como estado de ánimo irritable, fatiga, dificultad para concentrarse y preocupación por los pensamientos relacionados con la comida. Las personas con esos síntomas tienden a distraerse fácilmente y no tienen energía.

Señales físicas Editar

A medida que avanza la inanición, aparecen los síntomas físicos. El momento de aparición de estos síntomas depende de la edad, el tamaño y la salud en general. Por lo general, toma de días a semanas e incluye debilidad, frecuencia cardíaca rápida, respiraciones superficiales que se hacen más lentas, sed y estreñimiento. También puede haber diarrea en algunos casos. Los ojos comienzan a hundirse y se vuelven vidriosos. Los músculos comienzan a hacerse más pequeños y aparece el desgaste muscular. Un signo prominente en los niños es la hinchazón del vientre. La piel se afloja y se pone pálida, y puede haber hinchazón de los pies y los tobillos.

Sistema inmunológico debilitado Editar

Los síntomas de inanición también pueden aparecer como un sistema inmunológico debilitado, cicatrización lenta de heridas y mala respuesta a la infección. Pueden aparecer erupciones en la piel. El cuerpo dirige los nutrientes disponibles para mantener el funcionamiento de los órganos.

Otros síntomas Editar

Otros efectos de la inanición pueden incluir:

Etapas del hambre Editar

Los síntomas de la inanición se manifiestan en tres etapas. Las fases uno y dos pueden aparecer en cualquier persona que se salte las comidas, las dietas y ayune. La fase tres es más severa, puede ser fatal y es el resultado de una inanición a largo plazo.

Fase uno: Cuando se saltan las comidas, el cuerpo comienza a mantener los niveles de azúcar en sangre produciendo glucógeno en el hígado y descomponiendo las grasas y proteínas almacenadas. El hígado puede proporcionar glucógeno durante las primeras horas. Después de eso, el cuerpo comienza a descomponer las grasas y las proteínas. El cuerpo utiliza los ácidos grasos como fuente de energía para los músculos, pero reducen la cantidad de glucosa que llega al cerebro. Otro químico que proviene de los ácidos grasos es el glicerol. Puede usarse como glucosa para obtener energía, pero eventualmente se agota.

Fase dos: La fase dos puede durar hasta semanas a la vez. En esta fase, el cuerpo utiliza principalmente la grasa almacenada para obtener energía. La degradación ocurre en el hígado y convierte la grasa en cetonas. Después de que el ayuno haya durado una semana, el cerebro utilizará estas cetonas y la glucosa sobrante. El uso de cetonas reduce la necesidad de glucosa y el cuerpo ralentiza la descomposición de las proteínas.

Fase tres: En este punto, las reservas de grasa desaparecen y el cuerpo comienza a utilizar las proteínas almacenadas para obtener energía. Esto significa que necesita descomponer los tejidos musculares que están llenos de proteínas, los músculos se descomponen muy rápidamente. La proteína es esencial para que nuestras células funcionen correctamente y, cuando se agota, las células ya no pueden funcionar.

La causa de la muerte por inanición suele ser una infección o el resultado de la degradación de los tejidos. El cuerpo no puede obtener suficiente energía para combatir las bacterias y los virus. Los signos en las etapas finales incluyen: pérdida de color del cabello, descamación de la piel, hinchazón en las extremidades y abdomen hinchado. A pesar de que pueden sentir hambre, las personas en la etapa final de la inanición generalmente no pueden comer suficiente comida.

El hambre es un desequilibrio entre la ingesta energética y el gasto energético. El cuerpo gasta más energía de la que absorbe. Este desequilibrio puede deberse a una o más afecciones médicas o situaciones circunstanciales, que pueden incluir:

Causas circunstanciales

  • Abuso de niños, ancianos o dependientes por cualquier motivo, como conflictos políticos y guerras [7] [8]
  • Ayuno excesivo

Con una dieta típica alta en carbohidratos, el cuerpo humano depende de la glucosa en sangre libre como su principal fuente de energía. La glucosa se puede obtener directamente de los azúcares de la dieta y mediante la descomposición de otros carbohidratos. En ausencia de azúcares y carbohidratos en la dieta, la glucosa se obtiene de la descomposición del glucógeno almacenado. El glucógeno es una forma de almacenamiento de glucosa de fácil acceso, que se almacena en cantidades notables en el hígado y el músculo esquelético.

Después del agotamiento de la reserva de glucógeno, y durante los siguientes 2-3 días, los ácidos grasos se convierten en el principal combustible metabólico. Al principio, el cerebro sigue utilizando glucosa. Si un tejido no cerebral utiliza ácidos grasos como combustible metabólico, se interrumpe el uso de glucosa en el mismo tejido. Thus, when fatty acids are being broken down for energy, all of the remaining glucose is made available for use by the brain. [ cita necesaria ]

After 2 or 3 days of fasting, the liver begins to synthesize ketone bodies from precursors obtained from fatty acid breakdown. The brain uses these ketone bodies as fuel, thus cutting its requirement for glucose. After fasting for 3 days, the brain gets 30% of its energy from ketone bodies. After 4 days, this may increase to 70% or more. [9] Thus, the production of ketone bodies cuts the brain's glucose requirement from 80 g per day to 30 g per day, about 35% of normal, with 65% derived from ketone bodies. But of the brain's remaining 30 g requirement, 20 g per day can be produced by the liver from glycerol (itself a product of fat breakdown). This still leaves a deficit of about 10 g of glucose per day that must be supplied from another source this other source will be the body's own proteins.

After exhaustion of fat stores, the cells in the body begin to break down protein. This releases alanine and lactate produced from pyruvate, which can be converted into glucose by the liver. Since much of human muscle mass is protein, this phenomenon is responsible for the wasting away of muscle mass seen in starvation. However, the body is able to choose which cells will break down protein and which will not. About 2–3 g of protein has to be broken down to synthesize 1 g of glucose about 20–30 g of protein is broken down each day to make 10 g of glucose to keep the brain alive. However, this number may decrease the longer the fasting period is continued, in order to conserve protein.

Starvation ensues when the fat reserves are completely exhausted and protein is the only fuel source available to the body. Thus, after periods of starvation, the loss of body protein affects the function of important organs, and death results, even if there are still fat reserves left. In a leaner person, the fat reserves are depleted faster, and the protein, sooner, therefore death occurs sooner. [ cita necesaria ] ) Ultimately, the cause of death is in general cardiac arrhythmia or cardiac arrest, brought on by tissue degradation and electrolyte imbalances. Things like metabolic acidosis may also kill starving people. [10]

Starvation can be caused by factors beyond the control of the individual. The Rome Declaration on World Food Security outlines several policies aimed at increasing food security [11] and, consequently, preventing starvation. Éstos incluyen:

Supporting farmers in areas of food insecurity through such measures as free or subsidized fertilizers and seeds increases food harvest and reduces food prices. [13]

Patients that suffer from starvation can be treated, but this must be done cautiously to avoid refeeding syndrome. [14] Rest and warmth must be provided and maintained. Small sips of water mixed with glucose should be given in regular intervals. Fruit juices can also be given. Later, food can be given gradually in small quantities. The quantity of food can be increased over time. Proteins may be administered intravenously to raise the level of serum proteins. [15] For worse situations, hospice care and opioid medications can be used.

Organizations Edit

Many organizations have been highly effective at reducing starvation in different regions. Aid agencies give direct assistance to individuals, while political organizations pressure political leaders to enact more macro-scale policies that will reduce famine and provide aid.

According to estimates by the Food and Agriculture Organization there were 925 million under- or malnourished people in the world in 2010. [16] This was a decrease from an estimate of roughly 1 billion malnourished people in 2009. [17] In 2007, 923 million people were reported as being undernourished, an increase of 80 million since 1990–92. [18] An estimated 820 million people did not have enough to eat in 2018, up from 811 million in the previous year, which is the third year of increase in a row. [19]

As the definitions of starving and malnourished people are different, the number of starving people is different from that of malnourished. Generally, far fewer people are starving, than are malnourished.

The proportion of malnourished and of starving people in the world has been more or less continually decreasing for at least several centuries. [20] This is due to an increasing supply of food and to overall gains in economic efficiency. In 40 years, the proportion of malnourished people in the developing world has been more than halved. The proportion of starving people has decreased even faster.

Año 1970 1980 1990 2004 2007 2009
Proportion of undernourished people in the less-developed world [17] [21] [22] 37 % 28 % 20 % 16 % 17 % 16 %

Historically, starvation has been used as a death sentence. From the beginning of civilization to the Middle Ages, people were immured, and died for want of food.

In ancient Greco-Roman societies, starvation was sometimes used to dispose of guilty upper-class citizens, especially erring female members of patrician families. In the year 31, Livilla, the niece and daughter-in-law of Tiberius, was discreetly starved to death by her mother for her adulterous relationship with Sejanus and for her complicity in the murder of her own husband: Drusus the Younger.

Another daughter-in-law of Tiberius, named Agrippina the Elder (a granddaughter of Augustus and the mother of Caligula), also died of starvation, in 33 AD, however, it is unclear if her starvation was self-inflicted.

A son and daughter of Agrippina were also executed by starvation for political reasons Drusus Caesar, her second son, was put in prison in 33 AD, and starved to death by orders of Tiberius (he managed to stay alive for nine days by chewing the stuffing of his bed) Agrippina's youngest daughter, Julia Livilla, was exiled on an island in 41 by her uncle, Emperor Claudius, and her death by starvation was arranged by the empress Messalina.

It is also possible that Vestal Virgins were starved when found guilty of breaking their vows of celibacy.

Ugolino della Gherardesca, his sons, and other members of his family were immured in the Muda, a tower of Pisa, and starved to death in the thirteenth century. Dante, his contemporary, wrote about Gherardesca in his masterpiece The Divine Comedy.

In Sweden in 1317, King Birger of Sweden imprisoned his two brothers for a coup they had staged several years earlier (Nyköping Banquet). According to legend they died of starvation a few weeks later, since their brother had thrown the prison key in the castle moat.

In Cornwall in the UK in 1671, John Trehenban from St Columb Major was condemned to be starved to death in a cage at Castle An Dinas for the murder of two girls.

The Makah, a Native American tribe inhabiting the Pacific Northwest near the modern border of Canada and the United States, practiced death by starvation as a punishment for slaves. [23]

Many of the prisoners died in the Nazi concentration camps through deliberate maltreatment, disease, starvation, and overwork, or were executed as unfit for labor. Many occupants of ghettos in eastern Europe also starved to death, most notoriously in the Warsaw Ghetto in German-occupied Poland. Prisoners were transported in inhumane conditions by rail freight cars, in which many died before reaching their destination. The prisoners were confined to the cattle cars for days or even weeks, with little or no food or water. Many died of dehydration in the intense heat of summer or froze to death in winter. Nazi concentration camps in Europe from 1933 to 1945 deliberately underfed prisoners, who were at the same time forced to perform heavy labour. Their diet was restricted to watery vegetable soup and a little bread, with little to no dietary fats, proteins or other essential nutrients. Such treatment led to loss of body tissues, and when prisoners became skeletal, the so-called Muselmann were murdered by gas or bullets when examined by camp doctors.

Starvation was also used as a punishment where victims were locked into a small cell until dead, a process which could take many days. Saint Maximilian Kolbe, a martyred Polish friar, underwent a sentence of starvation in Auschwitz concentration camp in 1941. Ten prisoners had been condemned to death by starvation in the wake of a successful escape from the camp. Kolbe volunteered to take the place of a man with a wife and children. After two weeks of starvation, Kolbe and three other inmates remained alive they were then executed with injections of phenol.


The starving time - History

1869 days since
the AP Test

Jamestown: The Starving Time

New archaeological evidence and forensic analysis reveals that a 14-year-old girl was cannibalized in desperation

By Joseph Stromberg | Smithsonian.com | May 01, 2013

The harsh winter of 1609 in Virginia’s Jamestown Colony forced residents to do the unthinkable. A recent excavation at the historic site discovered the carcasses of dogs, cats and horses consumed during the season commonly called the “Starving Time.” But a few other newly discovered bones in particular, though, tell a far more gruesome story: the dismemberment and cannibalization of a 14-year-old English girl.

“The chops to the forehead are very tentative, very incomplete,” says Douglas Owsley, the Smithsonian forensic anthropologist who analyzed the bones after they were found by archaeologists from Preservation Virginia. “Then, the body was turned over, and there were four strikes to the back of the head, one of which was the strongest and split the skull in half. A penetrating wound was then made to the left temple, probably by a single-sided knife, which was used to pry open the head and remove the brain.”

Much is still unknown about the circumstances of this grisly meal: Who exactly the girl researchers are calling "Jane" was, whether she was murdered or died of natural causes, whether multiple people participated in the butchering or it was a solo act. But as Owsley revealed along with lead archaeologist William Kelso today at a press conference at the National Museum of Natural History, we now have the first direct evidence of cannibalism at Jamestown, the oldest permanent English colony in the Americas. “Historians have gone back and forth on whether this sort of thing really happened there,” Owsley says. “Given these bones in a trash pit, all cut and chopped up, it's clear that this body was dismembered for consumption.”

It’s long been speculated that the harsh conditions faced by the colonists of Jamestown might have made them desperate enough to eat other humans—and perhaps even commit murder to do so. The colony was founded in 1607 by 104 settlers aboard three ships, the Susan Constant, Discovery and Godspeed, but only 38 survived the first nine months of life in Jamestown, with most succumbing to starvation and disease (some researchers speculate that drinking water poisoned by arsenic and human waste also played a role). Because of difficulties in growing crops—they arrived in the midst of one of the worst regional droughts in centuries and many settlers were unused to hard agricultural labor—the survivors remained dependent on supplies brought by subsequent missions, as well as trade with Native Americans.

By the winter of 1609, extreme drought, hostile relations with members of the local Powhatan Confederacy and the fact that a supply ship was lost at sea put the colonists in a truly desperate position. Sixteen years later, in 1625, George Percy, who had been president of Jamestown during the Starving Time, wrote a letter describing the colonists’ diet during that terrible winter. “Haveinge fedd upon our horses and other beastes as longe as they Lasted, we weare gladd to make shifte with vermin as doggs Catts, Ratts and myce…as to eate Bootes shoes or any other leather,” he wrote. “And now famin beginneinge to Looke gastely and pale in every face, thatt notheinge was Spared to mainteyne Lyfe and to doe those things which seame incredible, as to digge upp deade corpes outt of graves and to eate them. And some have Licked upp the Bloode which hathe fallen from their weake fellowes.”

Despite this and other textual references to cannibalism, though, there had never been hard physical evidence that it had occurred—until now. Kelso’s team discovered the girl’s remains during the summer of 2012. "We found a deposit of refuse that contained butchered horse and dog bones. That was only done in times of extreme hunger. As we excavated, we found human teeth and then a partial human skull," says Kelso.

Kelso brought them to Owsley for a battery of forensic tests, including microscopic and isotope analysis. “We CT scanned the bones, then replicated them as virtual 3D models and then put them together, piece by piece, assembling the skull,” Owsley says. Digitally mirroring the fragments to fill in the missing gaps allowed the team to make a 3D facial reconstruction despite having just 66 percent of the skull.

The researchers used this reconstruction, along with the other data, to determine the specimen was a female, roughly 14 years old (based on the development of her molars) and of British ancestry. Owsley says the cut marks on the jaw, face and forehead of the skull, along with those on the shinbone, are telltale signs of cannibalism. "The clear intent was to remove the facial tissue and the brain for consumption. These people were in dire circumstances. So any flesh that was available would have been used," says Owsley. "The person that was doing this was not experienced and did not know how to butcher an animal. Instead, we see hesitancy, trial, tentativeness and a total lack of experience."

He’s probably one of the researchers best qualified to make this judgment. As one of the country’s most prominent physical anthropologists, he’s analyzed many cannibalized skeletons from ancient history, and as an accomplished forensic investigator who works with the FBI, he’s also worked on much more recent cases, such as one of the victims of 1980s serial killer and cannibal Jeffrey Dahmer. In total, he estimates that he’s examined more than 10,000 bodies during his career, oftentimes people who were killed in tragic circumstances, including victims of 9/11 and journalists who were kidnapped and murdered in Guatemala. Most of his time, though, is spent working on more inspiring cases, such as the 9,000-year-old “Kennewick Man” discovered in Washington State, and the mysterious remains of ancient Easter Islanders. “I love the moments when you come up with something that you're just totally in awe of," he told Smithsonian magazine when he was named one of “35 Who Made a Difference.” “Something that gives you an overwhelming sense of wow!”

Owsley speculates that this particular Jamestown body belonged to a child who likely arrived in the colony during 1609 on one of the resupply ships. She was either a maidservant or the child of a gentleman, and due to the high-protein diet indicated by his team’s isotopee analysis of her bones, he suspects the latter. The identity of whoever consumed her is entirely unknown, and Owsley guesses there might have been multiple cannibals involved, because the cut marks on her shin indicate a more skilled butcher than whoever dismembered her head.

It appears that her brain, tongue, cheeks and leg muscles were eaten, with the brain likely eaten first, because it decomposes so quickly after death. There’s no evidence of murder, and Owsley suspects that this was a case in which hungry colonists simply ate the one remaining food available to them, despite cultural taboos. “I don’t think that they killed her, by any stretch,” he says. “It's just that they were so desperate, and so hard-pressed, that out of necessity this is what they resorted to.”

Kelso’s team of archaeologists will continue to excavate the fort, searching for other bodies that might help us learn about the conditions faced by some of the country’s first European colonists. This might be the first specimen that provides evidence for cannibalism, but Owsley is pretty sure there are more to come. Percy’s letter also describes how, as president of the colony, he tortured and burned alive a man who had confessed to killing, salting and eating his pregnant wife—so the remains of this woman, along with other victims of cannibalism, may still be waiting to be found underground. “It’s fairly convincing, now that we see this one, that this wasn’t the only case,” he says. “There are other examples mentioned here and there in the literature. So the only question is: Where are the rest of the bodies?”


“Work or Starve”

The colony may well have perished had it not been for the leadership of John Smith . He imposed strict discipline on the colonists. “Work or starve” was his motto, and each colonist was required to spend four hours per day farming.

An early advocate of tough love, John Smith is remembered for his strict leadership and for saving the settlement from starvation.

An accidental gunpowder burn forced Smith to return to England in 1609. After his departure, the colony endured even more hardships. A new boatload of colonists and supplies sank off the coast of Bermuda on its way to help the hungry settlement. The winter of 1609-10, known as the “ starving time ,” may have been the worst of all.

Disease and hunger ravaged Jamestown. Two desperate colonists were tied to posts and left to starve as punishment for raiding the colonies’ stores. One colonist even took to cannibalism, eating his own wife. The fate of the venture was precarious. Yet still more colonists arrived, and their numbers included women.

Despite the introduction of tobacco cultivation, the colony was a failure as a financial venture. The king declared the Virginia Company bankrupt in 1624.

About 200,000 pounds were lost among the investors. The charter was thereby revoked, and Virginia became a royal colony, the first in America to be ruled by the Crown.

Investments in permanent settlements were risky indeed. The merchants and gentry paid with their pocketbooks. Many colonists paid with their lives. For every six colonists who ventured across the Atlantic, only one survived.


Ver el vídeo: Breve historia del tiempo - Stephen Hawking (Mayo 2022).